La Casa Blanca condenó la represión del régimen castrista para silenciar a los cubanos que intentaron manifestarse pacíficamente

La dictadura comunista de la isla inundó las calles de La Habana y otras ciudades con policías y agentes de seguridad, arrestando a varios disidentes prominentes y confinando a otros en sus hogares

TE PUEDE INTERESAR