Los dos puertos más grandes de EEUU siguen con demoras y se profundiza la crisis en la cadena de suministro

La situación se complica más aún con el colapso del puerto de Los Ángeles donde centenares de barcos con contenedores no pueden descargar.

Contenedores acumulados en puertos de Lons Angeles y Long Beach (Foto: Reuters)
Contenedores acumulados en puertos de Lons Angeles y Long Beach (Foto: Reuters)

La pandemia desató las compras en línea y complicó el mercado laboral. Es que la gente consumió más que nunca, pero había menos personas produciendo en las fábricas y menos personas transportando las mercancías. A esto se suma una crisis de choferes de camiones, con un faltante de trabajadores de este tipo en el país. El combo es la situación perfecta para el desabastecimiento, o al menos una gran crisis en la cadena de suministro.

Con la cercanía de las fiestas y las compras de navidad, la crisis comienza a hacerse más evidente.

En Los Ángeles y Long Beach, los dos puertos más importantes de California, la situación es caótica. Al faltar transportistas y camiones, estas vías de entrada están paralizadas. Las imágenes son impresionantes: decenas de barcos con miles de contenedores repletos de productos -en su mayoría provenientes de fábricas en Asia- sin poder descargar.

El 40% de los contenedores que arriban a Estados Unidos llegan a estos dos puertos y la crisis en esas terminales se contagia al resto del país. Si no descargan en California, entonces no se pueden transportar los productos por el resto del país. La cadena de suministro está cortada.

Descargar contenedores en estos ocupados puertos era una cuestión de horas en el pasado. Trabajaban con turnos y la situación fluía. Hoy, un barco con contenedores espera en promedio 12 días frente a la costa de Los Ángeles antes de poder acercarse al puerto y descargar. Son 12 días extra que se suman a la distribución de productos en el país.

Vista de la actividad del puerto de Long Beach, California (Foto: EFE)
Vista de la actividad del puerto de Long Beach, California (Foto: EFE)

Lo mismo pasa en tierra. Son pocos los camiones en actividad, comparado a lo que se veía en el pasado, pero los que están trabajando no dan abasto. Un camión que ingresa al puerto de Los Ángeles tarda hoy unas diez horas en poder retirar su carga, una enormidad comparado a la efectividad de tiempos pasados.

El problema, según los expertos tiene, al menos, dos explicaciones. Por un lado el aumento de la demanda de productos de venta en línea. Con menos comercios abiertos, la gente compra por internet y espera que le lleguen las cosas a su hogar. Según cifras de Naciones Unidas, el comercio en línea aumentó un 4% durante la pandemia a nivel mundial. Las cifras en Estados Unidos, si bien no oficiales, se calcula que son mucho mayores.

Pero además del aumento en la demanda, existe un problema de falta de chasis para los camiones. Si un camión se daña, es muy difícil repararlo y esto retrasa el proceso aún más.

Pero más allá de estos dos conflictos, el gran problema que se está viendo en los Estados Unidos es la falta de trabajadores en todas las industrias y el transporte no es la excepción. El país perdió más de 100 mil camioneros durante la pandemia por el cierre de empresas y por razones de salud.

“Esa es gran parte de la razón por la que estamos viendo esta acumulación de contenedores en los puertos. Simplemente no existe la capacidad en forma de conductores, trabajadores del puerto y de almacenes para mover la cantidad de mercancías que están entrando”, declaraba John Drake, vicepresidente de políticas de cadena de suministro de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, quien también reconoce que mucho del dinero que antes iba a viajes ahora se está gastando en productos de venta en línea.

La administración del presidente Joe Biden ha declarado que están trabajando a contrarreloj para intentar solucionar los problemas de la cadena de suministro aunque no han hecho público el plan de acción.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR