Florida ve amenazada la reactivación de la industria del turismo ante el aumento de casos de COVID-19 por la variante Delta

Durante la pandemia, las visitas disminuyeron drásticamente. Pero, tras el comienzo de la vacunación masiva, los turistas volvieron a elegir el estado del sol

El parque de fantasía Disney World, en Orlando (centro de Florida) está considerado el complejo de parques temáticos más grande del mundo. EFE/Erik S. Lesser/Archvio
El parque de fantasía Disney World, en Orlando (centro de Florida) está considerado el complejo de parques temáticos más grande del mundo. EFE/Erik S. Lesser/Archvio

Según cálculos del departamento de finanzas del estado de la Florida hechos en 2019, al menos un 15 por ciento de la economía estatal deviene del turismo, convirtiéndola en uno de los motores financieros esenciales de la región.

Como ha ocurrido en todo el mundo, con la aparición del COVID-19, durante la pandemia las visitas al estado disminuyeron drásticamente. Pero según indican datos estatales recientemente revelados, tras el comienzo de la vacunación masiva, los turistas volvieron a elegir el estado del sol.

Durante la primavera de este año (que en el hemisferio norte va desde abril a junio), más turistas llegaron a Florida que en el primer trimestre del año, llegando a cifras de visitas comparables a las de 2019, antes de la aparición del COVID-19.

Entre el 1 de abril y el 30 de junio de este año, Florida atrajo a 31,7 millones de visitantes, lo que representa un aumento del 16,3 por ciento con respecto a los primeros tres meses del año, y está solo 2,2 por ciento por debajo del número de visitas registradas en los mismo meses de 2019, según informó Visit Florida, el departamento estatal encargado de promover el turismo en la región.

Como era esperable, con el repunte de la industria en el estado, también aumentaron las visitas en Miami, el epicentro del turismo mundial para Florida. En promedio, durante el mes de junio de 2021, los hoteles del condado de Miami-Dade estuvieron ocupados al 72,2 por ciento de su capacidad, cifras comparables con lo que se veía previo a la pandemia.

Fotografía de archivo fechada el 18 de marzo del 2020, que muestra el rincón de Nikki Beach totalmente vacío debido al coronavirus en Miami Beach, Florida. EFE/Ivonne Malaver/Archivo
Fotografía de archivo fechada el 18 de marzo del 2020, que muestra el rincón de Nikki Beach totalmente vacío debido al coronavirus en Miami Beach, Florida. EFE/Ivonne Malaver/Archivo

El aeropuerto internacional de Miami, la gran puerta de entrada a la Florida, entre abril y junio, recibió 4.784.983 visitantes, que representan un aumento del 58,7 por ciento en los arribos al aeropuerto comparado con el primer trimestre del año. A diferencia de lo que ocurre en otros aeropuertos del estado, donde el repunte se debe al turismo nacional, en Miami el aeropuerto vio un fuerte alza de turismo internacional. Entre enero y junio de este año, el aeropuerto internacional de Miami recibió más turismo internacional que ningún otro aeropuerto del país. Antes de la pandemia, Miami iba tercero en número de turistas internacionales a nivel nacional por detrás de JFK, en Nueva York, y LAX, en California.

Dada la importancia del turismo para la economía de la región, la oficina la Convención del Gran Miami y los Visitantes, lanzó una campaña para promover nacional e internacionalmente los parques y atracciones naturales de Miami, en la que se invirtieron 5 millones de dólares que otorgó el gobierno federal a través del plan de rescate de COVID-19.

El problema es que la bonanza económica generada por el turismo está otra vez en jaque debido al aumento en el número de casos y hospitalizaciones por COVID-19. La flexibilización de las medidas de prevención, combinadas con la variante Delta y cerca de la mitad de la población en el estado eligiendo no vacunarse, ha hecho que Florida se convierta nuevamente en un foco de coronavirus.

Tras dos semanas batiendo récords en números de nuevos contagios de coronavirus, con un máximo de 26 mil contagios en 24 horas reportados el pasado sábado, empieza a verse la luz al final del camino. Si bien los casos siguen al alza, por primera vez en dos semanas bajó el número de hospitalizaciones por coronavirus en el estado.

El hecho de que Florida haya vuelto a convertirse en un foco de COVID-19 desincentiva el turismo y sus consecuencias económicas serán visibles en las próximas semanas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR