Estados Unidos denunció las maniobras del régimen de Irán para demorar los diálogos sobre el acuerdo nuclear

Teherán quiere que las conversaciones en Viena se reanuden con el nuevo gobierno persa, a cargo del ultraconsevador y sancionado internacionalmente Ebrahim Raisi. Washington, además, cuestionó las declaraciones de los funcionarios iraníes: “Son un indignante esfuerzo para desviar la culpa del actual estancamiento”

Centrífugas en la planta nuclear de Natanz, Irán (AFP)
Centrífugas en la planta nuclear de Natanz, Irán (AFP)

El gobierno del presidente Joe Biden arremetió contra Irán porque acusó a Estados Unidos de demorar un canje de prisioneros para obligar una pronta reanudación de las conversaciones nucleares indirectas.

El Departamento de Estado calificó de “indignantes” las declaraciones del vicecanciller iraní de que Estados Unidos y Gran Bretaña mantenían el canje como “rehén” de las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA por sus siglas en inglés).

En un par de tuits en su cuenta verificada, el diplomático persa Seyyed Abbas Araghchi dijo que las conversaciones nucleares en Viena no podrían reanudarse hasta que el mandatario electo de Irán —de línea dura— asuma el cargo a principios de agosto. “Estamos en un periodo de transición debido a que está en marcha la transferencia democrática del poder en nuestra capital”, agregó.

Araghi añadió que las conversaciones nucleares “deben evidentemente esperar a nuestro nuevo gobierno. Esto es lo que toda democracia exige”. Señaló que Estados Unidos y Gran Bretaña “deben entender esto y dejar de vincular un intercambio humanitario —listo para llevarse a cabo— con el JCPOA. “No se logra nada con mantener ese intercambio rehén de objetivos políticos”, señaló Aragchi, el principal negociador en jefe de Irán en las conversaciones de Viena. “DIEZ PRISIONEROS de todas las partes podrían ser dejados en libertad MAÑANA si EEUU y el REINO UNIDO cumplen su parte del trato”.

En respuesta a las declaraciones de Aragchi, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, rechazó categóricamente esa aseveración, negó que hubiera un acuerdo concretado sobre el canje, y señaló que Estados Unidos estaba dispuesto a continuar las conversaciones sobre los prisioneros mientras aguarda la reanudación de las negociaciones nucleares.

Conversaciones en Viena sobre el futuro del acuerdo nuclear (Reuters)
Conversaciones en Viena sobre el futuro del acuerdo nuclear (Reuters)

“Estos comentarios son un indignante esfuerzo para desviar la culpa del actual estancamiento en un posible regreso mutuo al cumplimiento del JCPOA”, afirmó Price. “Estamos listos para regresar a Viena a completar el trabajo sobre el regreso mutuo al JCPOA una vez que Irán haya adoptado las decisiones necesarias”.

Una sexta ronda de conversaciones nucleares concluyó el mes pasado sin un acuerdo antes de las elecciones presidenciales de Irán ganadas por Ebrahim Raisi.

Estados Unidos ha dicho reiteradamente que está dispuesto para una séptima ronda tan pronto como Irán lo esté al tiempo de exigir la libertad inmediata de ciudadanos estadounidenses detenidos en Irán.

El presidente electo de Irán, el ultraconservador Ebrahim Raisí, durante su primera rueda de prensa (EFE)
El presidente electo de Irán, el ultraconservador Ebrahim Raisí, durante su primera rueda de prensa (EFE)

El vencedor de las elecciones presidenciales de junio, el ultraconservador Ebrahim Raisi, debe jurar su cargo ante el parlamento el 5 de agosto para suceder al moderado Hasan Rohani, cuya elección en 2013 permitió cerrar dos años después un acuerdo con la comunidad internacional tras doce años de crisis por la cuestión nuclear iraní.

Ese pacto, concluido en Viena, ofrece a Teherán un alivio de las sanciones occidentales y de la ONU a cambio de su compromiso de no adquirir armas nucleares y de una drástica reducción de su programa nuclear, sometido a las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

(Con información de AP y AFP)

SEGUIR LEYENDO: