Estados Unidos advirtió que China podría invadir Taiwán “en los próximos seis años”

“Me temo que quieren conseguir su objetivo antes de lo previsto”, declaró el jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico sobre las ambiciones del régimen chino en la región

Philip Davidson, el jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico (Indopacom)
Philip Davidson, el jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico (Indopacom)

China podría invadir Taiwán dentro de los próximos seis años para lograr su ambición declarada de sustituir a Estados Unidos como primera potencia militar en el Océano Pacífico, advirtió este martes el comandante de las fuerzas estadounidenses en la región, el almirante Philip Davidson.

“Me temo que están acelerando sus planes para suplantar a Estados Unidos (...) de aquí a 2050”, declaró el jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico (Indopacom) ante una comisión del Senado. “Me temo que quieren conseguir su objetivo antes de lo previsto”.

“Está claro que Taiwán forma parte de sus ambiciones y creo que la amenaza es evidente en la próxima década, de hecho en los próximos seis años”, añadió.

Estados Unidos rompió sus relaciones diplomáticas formales con Taipéi en 1979 y desde entonces reconoce a Beijing como único representante oficial de China, pero sigue siendo el aliado más poderoso de Taiwán y su principal proveedor de armas.

China considera, sin embargo, la isla como una provincia suya y amenaza con recuperarla por la fuerza en caso de una declaración formal de independencia o una intervención extranjera. Taiwán, por su parte, se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949.

Soldados del 6º Comando del Ejército de Taiwán en Taoyuan el 25 de enero de 2019. REUTERS/Tyrone Siu
Soldados del 6º Comando del Ejército de Taiwán en Taoyuan el 25 de enero de 2019. REUTERS/Tyrone Siu

Tras recuperar el control de Hong Kong de forma contundente, Beijing ha lanzado repetidas advertencias a Taipéi con demostraciones de fuerza e intentos de impedir la navegación en el estrecho de Taiwán, que separa ambos territorios.

A finales de enero, el Ministerio de Defensa de Taiwán denunció que trece aviones de combate chinos sobrepasaron la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) taiwanesa, el mayor número del 2021. En octubre del año pasado, al menos 19 aviones militares chinos entraron en la ADIZ taiwanesa mientras que en septiembre cazas J-16 chinos cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán.

China, que también tiene ambiciones territoriales en el mar de la China Meridional (frente a Vietnam y Filipinas, en particular), en el Mar de la China Oriental (en las islas Senkaku controladas por Japón) y en el Himalaya frente a la India, amenaza incluso la isla estadounidense de Guam en el Pacífico, señaló el almirante Davidson.

“Guam es hoy un objetivo”, advirtió, recordando que los militares chinos difundieron el año pasado un video promocional que mostraba a pilotos atacando una base militar en la isla, a 2.500 km al este de Filipinas.

FOTO DE ARCHIVO: Una vista de los aviones militares de Estados Unidos estacionados en la pista de la base de la Fuerza Aérea de Andersen en la isla de Guam el 15 de agosto de 2017.  REUTERS/Erik De Castro
FOTO DE ARCHIVO: Una vista de los aviones militares de Estados Unidos estacionados en la pista de la base de la Fuerza Aérea de Andersen en la isla de Guam el 15 de agosto de 2017. REUTERS/Erik De Castro

Davidson pidió a los miembros del Senado que aprobaran la instalación en Guam de una batería antimisiles Aegis Ashore de última generación capaz de interceptar los proyectiles chinos más potentes.

Guam “debe ser defendida y debe estar preparada para futuras amenazas, porque tengo claro que Guam ya no es sólo un lugar desde el que pensamos que podemos combatir”, añadió. “Vamos a tener que combatir por ella”.

Además de otros tres sistemas de defensa antimisiles Aegis para Australia y Japón, el almirante Davidson pidió a los congresistas que incluyeran armas ofensivas en el presupuesto militar de 2022 “para hacer saber a China que el coste de lo que intentan hacer es demasiado alto y para hacerles dudar de sus posibilidades de éxito”.

Con información de AFP

SEGUIR LEYENDO: