El hospital de veteranos del sur de la Florida levantó sus requisitos de edad y enfermedades preexistentes para aplicar la vacuna contra el COVID-19

Los veteranos de las fuerzas armadas que se atienden bajo el sistema de salud del ejército pueden ser inoculados, considerando que se levantaron los requisitos de ser mayor de una cierta edad o tener alguna enfermedad preexistente. El sistema alcanza a los condados de Miami-Dade, Broward y Monroe

El sistema de salud de veteranos de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos cuenta con cuatro hospitales en el sur de la Florida. En esos centros ya hay vacunas contra el COVID-19 disponibles de manera gratuita para que todos los que allí reciben atención -es decir, veteranos registrados en la región- y lo desean se inmunicen. De hecho, los requisitos se eliminaron de tal manera que en el hospital de Miami y en el de Sunrise ni siquiera exigen tener cita previa. En las otras dos locaciones, la de cayo Hueso y Homestead, aún debe pedirse un turno.

A diferencia de lo que ocurre con el resto de los centros vacunatorios del estado, los hospitales de veteranos reciben sus dosis directamente del ejército y no de las que el gobierno federal le envía a cada uno de los estados.

Se calcula que la población de veteranos del sur de la Florida es de 150.000 personas. La infraestructura sanitaria provee servicios médicos generales, especialistas, cirugía y de salud mental. También cuentan con un centro de tratamiento de VIH, centros de rehabilitación, especialistas en prótesis y tratamientos para la tercera edad.

Desde que comenzara el proceso de vacunación hace cinco semanas, el sistema en los hospitales de veteranos ha sido de los más efectivos. Desde un comienzo, fue el propio sistema el que contactó a los pacientes mayores de 65 años y a aquellos con enfermedades preexistentes para ofrecerles la vacuna. Pero a partir de este jueves, cuando la oferta de la vacuna es mayor que la demanda para este grupo en particular, el sistema decidió eliminar todas las restricciones. Lo único que se le está pidiendo a los pacientes es que lleguen por sus propios medios al centro médico y que tengan la capacidad de regresar al mismo sitio en tres semanas para la segunda dosis de la vacuna.

Una persona recibe la vacuna contra el COVID-19 en Florida. Foto: REUTERS/Octavio Jones
Una persona recibe la vacuna contra el COVID-19 en Florida. Foto: REUTERS/Octavio Jones

Si el veterano tiene una persona asignada para su cuidado, ya sea familiar o empleado, esa persona también puede recibir la vacuna en el hospital de veteranos. Para que esto ocurra, dicha persona debe estar registrada en el programa de cuidadores del hospital. Para los cuidadores aún aplican las restricciones de los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, según sus siglas en inglés), donde aún no se disponen vacunas para la población en general, sino para trabajadores médicos, mayores de 65 años, empleados del sistema de educación mayores de 50 años, así como bomberos y policías mayores de 50 años y algunas personas con enfermedades pre-existentes.

Los veteranos interesados en obtener más información sobre el programa de vacunación, si no han sido contactados aún, pueden encontrar información en la página web del sistema de salud.

El sur de la Florida no es el único sitio en el que las vacunas para veteranos están llegando a un punto en el que están disponibles sin restricciones. En el estado de Virginia, donde vive una de las comunidades de veteranos más grandes del país, desde ayer también se eliminaron las restricciones para que sin importar la edad, las condiciones físicas o la situación en la que vivan, todos los que pertenecen al sistema pueden ser vacunados si es que así lo desean. Más de un millón de veteranos ya han recibido al menos la primera dosis en el país, y al menos 400 mil ya tienen sus dos dosis, según datos otorgados por el departamento de defensa.

SEGUIR LEYENDO: