Murió George Shultz, ex secretario de Estado de EEUU durante la Guerra Fría

El político fue funcionario de Ronald Reagan. Falleció ayer a los 100 años

Foto de archivo de diciembre de 1988 en la conferencia de prensa en la que el entonces secretario de Estado de los Estados Unidos George P. Shultz responde a las preguntas de los periodistas en Nueva York, tras la reunión entre el presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan, el presidente electo de los Estados Unidos George H.W. Bush y el presidente del Presidium del Soviet Supremo de la URSS Mijaíl Gorbachov (Shutterstock )
Foto de archivo de diciembre de 1988 en la conferencia de prensa en la que el entonces secretario de Estado de los Estados Unidos George P. Shultz responde a las preguntas de los periodistas en Nueva York, tras la reunión entre el presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan, el presidente electo de los Estados Unidos George H.W. Bush y el presidente del Presidium del Soviet Supremo de la URSS Mijaíl Gorbachov (Shutterstock )

El ex secretario de Estado de los Estados Unidos durante los últimos años de la Guerra Fría (1982-1989), George Shultz, falleció ayer a los 100 años. La Universidad de Stanford, en California, que informó este domingo sobre su defunción, lo describió como “uno de los políticos más importantes de todos los tiempos” en el país, y destacó que en sus años de actividad política trabajó para tres presidentes, entre ellos, Ronald Reagan, con quien formó equipo para avanzar hacia el final de la Guerra Fría.

En un artículo de opinión publicado el pasado diciembre con motivo de su cumpleaños número cien, el diario The Wall Street Journal aseguraba que ayudó a fraguar la amistad entre Reagan y el entonces presidente de la Unión Soviética, Mikhail Gorbachov. “Su experiencia en diplomacia permitió un final pacífico para la Guerra Fría”, escribió entonces el ex subsecretario de Defensa de EEUU, Paul Wolfowitz.

Para Wolfowitz, Shultz no solo logró algo que cuando Reagan llegó al poder en 1981 parecía un “sueño imposible”, sino que también consiguió “restaurar el equilibrio de las relaciones entre Estados Unidos y China”.

Shultz nació en Nueva York el 13 de diciembre de 1920. Cursó estudios de bachiller en Arte y se doctoró en Filosofía por la Universidad de Princeton, donde obtuvo el titulo de bachelor en Economía en el año 1942.

Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Infantería de Marina y posteriormente ejercería una carrera como profesor universitario en varios centros, hasta que en 1969 fue designado secretario de Trabajo por el presidente Richard Nixon (1969-1974), en cuyo Gobierno ocupó distintas posiciones.

Con su esposa Charlotte llegando a la cena de Estado ofrecida por el presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama al presidente de China Hu Jintao en la Casa Blanca el 19 de enero de 2011 (Reuters)
Con su esposa Charlotte llegando a la cena de Estado ofrecida por el presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama al presidente de China Hu Jintao en la Casa Blanca el 19 de enero de 2011 (Reuters)

Aunque ya antes había flirteado con la política, cuando en 1955 trabajó en el Consejo de Asesores Económicos del presidente Dwight D. Eisenhower (1953-1961).

De nuevo volvería a la alta política durante el mandato de Ronald Reagan (1981-1989), quien le nombró secretario de Estado. En sus años al mando de la política exterior de Estados Unidos tuvo que lidiar con cuestiones espinosas como la guerra de las Malvinas, la guerra en el Líbano y las siempre delicadas relaciones de Estados Unidos con Europa.

Como secretario de Estado negoció la reducción de armamento con la Unión Soviética y también vivió la crisis con Panamá, que acabó en la invasión del país por parte del ejército estadounidense en diciembre de 1989, cuando el mandato de Reagan llegaba a su fin.

Con Hillary Clinton en 2009
Con Hillary Clinton en 2009

La Administración de Reagan fue conocida por su polémico intervencionismo en Latinoamérica. En Nicaragua, por ejemplo, se destacó el apoyo a través de los servicios de inteligencia de los “contras” que se oponían al Gobierno de los sandinistas, mientras que en el Salvador, Estados Unidos se inclinó por el Gobierno en la sangrienta guerra contra el grupo guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: