Amy Coney Barrett insistió en su independencia judicial e intentó desmarcarse de la figura conservadora del juez Scalia

Una de las cuestiones que más ha preocupado al Partido Demócrata tras la nominación de la juez de Donald Trump es la posible eliminación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, la conocida como 'Obamacare

La jueza nominada a la Corte Suprema de los Estados Unidos, Amy Coney Barrett, testifica en el tercer día de su audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos en el Capitolio en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool
La jueza nominada a la Corte Suprema de los Estados Unidos, Amy Coney Barrett, testifica en el tercer día de su audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos en el Capitolio en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool

La candidata a ocupar una silla en el Tribunal Supremo de Estados Unidos, Amy Coney Barrett, ha insistido este miércoles nuevamente en su independencia y ha intentado desligarse de su mayor influencia en el mundo de la judicatura, el juez conservador Antonin Scalia, para tomar sus propias decisiones en materias como el ‘Obamacare’, el matrimonio homosexual o la Ley de Derechos Electorales.

“Todo lo que ha dicho el juez Scalia no es necesariamente algo con lo que estaría de acuerdo o haría”, ha dicho Barrett durante la tercera sesión celebrada este miércoles frente al Senado, de mayoría republicana, que aspira a ratificar a la jueza conservadora antes de las elecciones del próximo 3 de noviembre.

Espero que no esté sugiriendo que no tengo mis propias opiniones”, ha respondido cuando el senador demócrata Chris Coons ha deslizado que seguiría los pasos de Scalia, su mentor “judicial” y para quien trabajó, en asuntos tan controvertidos como el ‘Obamacare’, ante el cual Barrett ya se declaró “no hostil” el día anterior.

Una de las cuestiones que más ha preocupado al Partido Demócrata tras la nominación de la juez por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es la posible eliminación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), la conocida como ‘Obamacare’, con la que Barret ya se mostró en su momento en desacuerdo.

Le aseguro que tengo mis propias ideas”, ha remarcado Barrett, quien ha criticado que se cuestione si podría pensar de forma independiente sin tener que decidir según “qué ha dicho el juez Scalia sobre esto o aquello en el pasado”, informa Fox News.

U.S. Supreme Court nominee Judge Amy Coney Barrett testifies on the third day of her U.S. Senate Judiciary Committee confirmation hearing as her husband, Jesse, listens on Capitol Hill in Washington, U.S., October 14, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool
U.S. Supreme Court nominee Judge Amy Coney Barrett testifies on the third day of her U.S. Senate Judiciary Committee confirmation hearing as her husband, Jesse, listens on Capitol Hill in Washington, U.S., October 14, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool

Si finalmente los republicanos confirman a Barrett en los próximos días, el Tribunal Supremo contará con una mayoría republicana de seis a tres.

Durante su exposición, Coons ha mostrado como la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg, a la que Barrett aspira a reemplazar, se colocó a favor de aproximadamente 120 casos en los que Scalia discrepó en temas relacionados con la atención médica, los derechos de los trabajadores y del consumidor, inmigración o las leyes de armas de fuego.

“Mi principal preocupación aquí, su señoría, es que su confirmación puede lanzar un nuevo capítulo de activismo judicial conservador, diferente a todo lo que hemos visto en décadas... Y así, con el debido respeto, votaré en contra de su confirmación”, ha dicho Coons.

Por su parte, la senadora y candidata a vicepresidente demócrata, Kamala Harris, ha intentando sin éxito arrancar a Barrett una opinión acerca del cambio climático.

“No voy a expresar una opinión sobre un tema de política pública, especialmente uno que es políticamente controvertido porque es inconsistente con la norma judicial como he explicado”, ha dicho.

La jueza Amy Coney Barrett, nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos, es vista en un monitor de televisión mientras el senador Cory Booker (D-NJ) habla en el tercer día de su audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos para el juez Barrett en Capitol Hill en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool
La jueza Amy Coney Barrett, nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos, es vista en un monitor de televisión mientras el senador Cory Booker (D-NJ) habla en el tercer día de su audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos para el juez Barrett en Capitol Hill en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst/Pool

No creo que mis puntos de vista sobre el calentamiento global o el cambio climático sean relevantes para el trabajo que haría como juez ni siento que tenga puntos de vista suficientemente informados, y no he estudiado datos científicos. Realmente no estoy en condiciones de ofrecer ningún tipo de opinión”, ha insistido cuando ha sido cuestionada sobre esta misma situación poco más tarde por el senador demócrata Richard Blumenthal.

Del mismo modo, Barrett ha vuelto a insistir, cómo en sesiones anteriores, que tampoco dará su opinión acerca de las decisiones que tomaron sus colegas en pasados casos importantes.

No comentaré sobre lo que dijo ningún juez, ni si una opinión es correcta o incorrecta, ni respaldaré esa propuesta”, ha subrayado Barrett, después de que Harris le cuestionara acerca de las palabras del presidente del Supremo, John Roberts, quien en 2013 reconoció que la “discriminación en el voto todavía existe”.

Con información de Europa Press

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El método base que aplica de la jueza Amy Coney Barrett, nominada por Donald Trump para la Corte Suprema de EEUU

El Senado de EEUU inició las audiencias para confirmar a la jueza Amy Coney Barret en la Corte Suprema

MAS NOTICIAS