Congresistas republicanos descartaron la sugerencia de Donald Trump de postergar las elecciones en Estados Unidos

Los principales funcionarios del partido oficialista aseguraron que los comicios se realizarán el próximo 3 de noviembre como está previsto


El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, rechazó la sugerencia de Donald Trump de postergar las elecciones en EEUU (REUTERS/Leah Millis)
El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, rechazó la sugerencia de Donald Trump de postergar las elecciones en EEUU (REUTERS/Leah Millis)

Los principales congresistas republicanos descartaron este jueves apoyar una eventual iniciativa para postergar las elecciones presidenciales, luego de que el presidente Donald Trump así lo pareciera sugerir en una publicación en su cuenta de Twitter.

“Nunca en la historia del país, a través de guerras, depresiones, y la Guerra Civil, no hemos tenido una elección programada federalmente a tiempo, y encontraremos una manera de hacerlo de nuevo este 3 de noviembre. Vamos a hacer frente a cualquier situación y tener las elecciones el 3 de noviembre como ya está programado”, aseguró el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

En esa línea también se pronunció Kevin McCarthy, líder republicano de la cámara de Representantes, donde los republicanos son minoría. El legislador por California adelantó que seguirán adelante con la elección tal como está prevista.

El senador por Florida, Marco Rubio, uno de los funcionarios de mayor peso del partido que se identifica con un elefante -en contraste con el burro de los demócratas- señaló que el presidente “puede sugerir lo que quiera”, pero lo que prevalecerá es la ley: “Tendremos una elección legítima, será creíble, será lo mismo que siempre hemos hecho”.

“Por supuesto que vamos a tener una elección a tiempo. Es impensable que no sea así”, aseveró a su vez el senador Mitt Romney (Utah).

El senador Marco Rubio también rechazó la posibilidad de postergar las elecciones de noviembre (Andrew Harnik/Pool vía REUTERS)
El senador Marco Rubio también rechazó la posibilidad de postergar las elecciones de noviembre (Andrew Harnik/Pool vía REUTERS)

El ex precandidato presidencial y senador por Texas, Ted Cruz, aseguró que “el fraude electoral (que Trump citó como causa para su sugerencia) es un problema serio”, que debe ser “combatido”, pero remarcó que “las elecciones no deben retrasarse”.

“No importa lo que diga un individuo en este país, seguimos siendo un país basado en el imperio de la ley, debemos seguir la ley hasta que se cambie la Constitución o hasta que se cambie la ley”, apuntó el senador por Iowa Chuck Grassley.

Por su parte, los congresistas recordaron que es el Congreso el que debe tomar esa decisión, y no el presidente. En concreto, la Constitución estadounidense otorga al Congreso la potestad de fijar la fecha de las elecciones. En 1845, una ley estableció que “las elecciones del Presidente y el vicepresidente debe ser realizadas, en cada estado, en el martes siguiente al primer lunes de noviembre, cada cuatro años sucesivamente después de cada elección”.

Una posible suspensión de las elecciones tendría que ser aprobada por ambas cámaras del Congreso, una de las cuales -la de Representantes- está bajo control de la oposición. Además, la Constitución también indica que el presidente debe dejar su cargo en enero, por lo que no significaría que Trump pase más tiempo en el poder.

Trump pareció sugerir este jueves que se pospongan las elecciones presidenciales de noviembre hasta que los ciudadanos puedan votar “de manera adecuada y segura”, citando como causa la pandemia de coronavirus y supuestos fraudes causados por la votación por correo.

“¿Retrasar la elección hasta que las personas puedan votar de manera adecuada y segura???”, se preguntó el mandatario en Twitter.

Trump, a quien las encuestas ubican varios puntos por detrás de su rival, el demócrata Joe Biden, volvió además a criticar el voto por correo. Se prevé que esta modalidad de voto aumente considerablemente este año, con el objetivo de evitar las aglomeraciones en los centros electorales en el marco de la pandemia de coronavirus. Estados Unidos es el país más afectado por la enfermedad en términos nominales, con más de 150.000 muertes y 4,46 millones de casos positivos a la tarde del jueves (hora local), de acuerdo al último recuento de la universidad Johns Hopkins.

“Con la votación universal por correo (no la votación en ausencia, lo cual es bueno), 2020 será la elección más INEXACTA Y FRAUDULENTA de la historia”, dijo. “Será una gran vergüenza para los Estados Unidos”.

Lo cierto es que si se eleva considerablemente el número de votos por correo, es casi seguro que no se conozca al ganador en la misma noche. Incluso, el conteo podría tomar varias semanas si el sistema postal se ve colapsado. No obstante, por el momento no hay evidencias concretas sobre un posible fraude, como viene denunciando el mandatario.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Donald Trump: “¿Hay que postergar las elecciones hasta que la gente pueda votar con seguridad?”

MAS NOTICIAS