Una jueza suspendió la ejecución del asesino Wesley Ira Purkey que debía realizarse este miércoles: el argumento de sus abogados

El convicto, condenado por un horrible secuestro y crimen en 1998, sufre de Alzheimer y sus representantes legales dicen que no tiene una comprensión racional de la sentencia que debe cumplirse

Esta foto de mayo de 2000 proporcionada por el Departamento de Correcciones de Kansas muestra a Wesley Ira Purkey, quien fue condenado por secuestrar y matar a una adolescente de 16 años y fue condenado a muerte. (Departamento de Correcciones de Kansas vía AP)
Esta foto de mayo de 2000 proporcionada por el Departamento de Correcciones de Kansas muestra a Wesley Ira Purkey, quien fue condenado por secuestrar y matar a una adolescente de 16 años y fue condenado a muerte. (Departamento de Correcciones de Kansas vía AP)

Un juez detuvo el miércoles la ejecución de un convicto que padece demencia ante las dudas sobre si está mentalmente apto para ser ejecutado.

Wesley Ira Purkey, condenado por un horrible secuestro y asesinato en 1998, debía ser ejecutado el miércoles en la Penitenciaría de Terre Haute, Indiana, el mismo lugar donde ayer, tras una batalla legal de 11 horas, fue ejecutado Daniel Lewis. La de Purkey sería la segunda ejecución del gobierno federal en 17 años.

No obstante, la jueza de distrito de los Estados Unidos de Washington D.C, Tanya Chutkan, impuso dos órdenes el miércoles que prohíben que la Oficina Federal de Prisiones avance con la ejecución de Purkey. El Departamento de Justicia presentó apelaciones inmediatas en ambos casos. Ya se estableció una suspensión temporal por separado del 7° Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos.

La disputa legal sugiere que los litigios continuará en las horas previas a la ejecución programada de Purkey, similar a lo que sucedió a principios de esta semana cuando el gobierno federal ejecutó a Lee, luego de un fallo de la Corte Suprema.

Lee, un supremacista blanco fue condenado por matar a una familia de Arkansas en la década de 1990, fue el primero de cuatro hombres condenados en morir en julio y agosto.

Purkey, de 68 años, originario de Lansing, Kansas, sería el segundo, pero aún se esperaba que sus abogados presionen para que el Tribunal Supremo dicte un fallo sobre su capacidad para ser ejecutado.

En esta foto de 1998, Wesley Ira Purkey es escoltado por agentes de policía en Kansas City, Kansas, luego de ser arrestado en relación con la muerte de Mary Ruth Bales, de 80 años. Purkey también fue declarado culpable de secuestro y asesinato de una adolescente de 16 años. (Jim Barcus / The Kansas City Star a través de AP)
En esta foto de 1998, Wesley Ira Purkey es escoltado por agentes de policía en Kansas City, Kansas, luego de ser arrestado en relación con la muerte de Mary Ruth Bales, de 80 años. Purkey también fue declarado culpable de secuestro y asesinato de una adolescente de 16 años. (Jim Barcus / The Kansas City Star a través de AP)

“Este problema de la capacidad es un tema muy importante”, dijo Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre Pena de Muerte. “La Corte Suprema detuvo las ejecuciones sobre este tema en el pasado. Como mínimo, la cuestión de si Purkey morirá se dirimirá al último minuto“.

Chutkan no dictaminó si Purkey es capaz, pero dijo que el tribunal debe evaluar el reclamo. Ella dijo que si bien el gobierno puede estar en desacuerdo con los abogados de Purkey sobre su capacidad, no hay duda de que sufriría un “daño irreparable” si es ejecutado antes de que el tribunal pueda evaluar sus reclamos.

El problema de la salud mental de Purkey surgió antes de su juicio en 2003 y cuando, después del veredicto, los miembros del jurado tuvieron que decidir si debía ser ejecutado por el asesinato de Jennifer Long, de 16 años, en Kansas City, Missouri. Los fiscales alegaron que la violó y la apuñaló, la desmembró con una motosierra, la quemó y luego arrojó sus cenizas a 320 kilómetros de distancia en un tanque séptico en Kansas. Purkey también fue condenado a cadena perpetua en un caso separado por golpear a muerte de Mary Ruth Bales, de 80 años, de Kansas City, Kansas.

Pero las preguntas legales sobre si estaba mentalmente apto para ser juzgado o ser sentenciado a muerte son diferentes de la cuestión de si ahora está en condiciones mentales suficientes, en las horas previas a su ejecución programada, para ser ejecutado.

Los abogados de Purkey argumentan que la respuesta claramente es no, y alegaron en documentos recientes que sufre de la enfermedad de Alzheimer.

La entrada de la carcel federal de Terre Haute, Indiana (AP/Michael Conroy)
La entrada de la carcel federal de Terre Haute, Indiana (AP/Michael Conroy)

“Ha aceptado durante mucho tiempo la responsabilidad por el crimen que lo puso en el corredor de la muerte”, dijo una de estas abogadas, Rebecca Woodman. “Pero a medida que su demencia ha progresado, ya no tiene una comprensión racional de por qué el gobierno planea ejecutarlo”.

Purkey cree que su ejecución planificada es parte de una gran conspiración que involucra a sus propios abogados, dijo Woodman. En otras presentaciones, dijeron que Purkey tiene visiones de gente rociando veneno en su habitación y de traficantes de drogas implantando un dispositivo en su pecho para a matarlo.

Si bien varias cuestiones legales en el caso de Purkey han sido revisadas y resueltas por los tribunales durante casi dos décadas, el problema de la aptitud mental para la ejecución solo puede abordarse una vez que se establece una fecha, según Dunham, quien también imparte cursos de derecho en capital castigo. Solo se fijó una fecha el año pasado.

“La capacidad es algo que siempre está en constante cambio”, por lo que los jueces solo pueden evaluarla en las semanas o días antes de una fecha de ejecución firme, dijo.

En una decisión histórica de 1986, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que la Constitución prohíbe matar a alguien que no tenga una comprensión razonable de por qué está siendo ejecutado. Involucraba el caso de Alvin Ford, quien fue condenado por asesinato pero cuya salud mental se deterioró tras las rejas hasta el punto en que, según su abogado, creía que era Papa.

Dunham explicó que los estándares legales sobre si alguien tiene una comprensión racional de por qué se está llevando a cabo una ejecución pueden ser complejos.

“Podría decir que soy Napoleón”, dijo. “Pero si digo que entiendo que Napoleón fue sentenciado a muerte por un crimen y está siendo ejecutado por eso, eso podría permitir que la ejecución continúe”.

Si los funcionarios de la prisión obtienen el visto bueno, Purkey será ejecutado mediante inyección letal en la misma pequeña habitación en la prisión de Terre Haute en la que fue sentenciado Lee. (Foto: Twitter@twosheeep1)
Si los funcionarios de la prisión obtienen el visto bueno, Purkey será ejecutado mediante inyección letal en la misma pequeña habitación en la prisión de Terre Haute en la que fue sentenciado Lee. (Foto: Twitter@twosheeep1)

Los problemas mentales de Purkey van más allá del Alzheimer, han dicho sus abogados. Dicen que estuvo sujeto a abuso sexual y mental cuando era niño y, a los 14 años, le diagnosticaron esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión mayor y psicosis.

La semana pasada, tres organizaciones de salud mental instaron al fiscal estadounidense William Barr a detener la ejecución de Purkey y conmutar su sentencia a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. La carta, firmada por la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, Mental Health America y el Centro de Defensa del Tratamiento, dijo que ejecutar a personas con enfermedades mentales como Purkey “constituye un castigo cruel e inusual y no es compatible con estándares de decencia en evolución’”.

La madre de la adolescente asesinada por Purkey, Glenda Lamont, le dijo al Kansas City Star el año pasado que planeaba asistir a la ejecución.

“No quiero decir que estoy feliz”, dijo Lamont. “Al mismo tiempo, es un loco loco que no merece, en mi opinión, seguir respirando”.

El período previo a la ejecución de Lee demostró que aún pueden pasar muchas cosas antes de la ejecución programada de Purkey.

Si los funcionarios de la prisión obtienen el visto bueno, Purkey será ejecutado mediante inyección letal, como lo fue Lee, y en la misma pequeña habitación en la prisión de Terre Haute.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Quiénes son y qué hicieron los primeros cuatro convictos que serán ejecutados en una cárcel federal de Estados Unidos en 17 años

Las últimas palabras con las que el supremacista blanco Daniel Lewis Lee intentó evitar su ejecución en una cárcel federal de Estados Unidos


MAS NOTICIAS