Donald Trump llamó “guerreros” a los miles de seguidores que asistieron a su primer acto de campaña después de 3 meses de cierre por coronavirus

Horas antes de que comenzara el mitin, seis miembros de la campaña en Tulsa dieron positivo de COVID-19

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump cierra el puño al entrar en su primer mitin de campaña de reelección en varios meses en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en el Centro BOK en Tulsa, Oklahoma, EE.UU., el 20 de junio de 2020. REUTERS/Leah Millis
El presidente de los Estados Unidos Donald Trump cierra el puño al entrar en su primer mitin de campaña de reelección en varios meses en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en el Centro BOK en Tulsa, Oklahoma, EE.UU., el 20 de junio de 2020. REUTERS/Leah Millis

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, saludó el sábado a sus seguidores como “guerreros” por asistir a su primer mitin de campaña en tres meses, a pesar de las advertencias sobre los peligros de contagio en grandes multitudes por la pandemia del coronavirus. “Son guerreros”, dijo a miles de seguidores en su mitin en Tulsa, Oklahoma.

“La mayoría silenciosa es más fuerte que nunca antes”, aseguró Trump, prometiendo que “dentro de cinco meses” va a derrotar “al ‘Dormilón’ Joe Biden” en las elecciones presidenciales de noviembre.

Sin mascarillas visibles, miles de personas celebraron en Tulsa a Trump en su primer acto campaña tras meses de distanciamiento social.

Horas antes de que comenzara el mitin, la campaña para la reelección del presidente Donald Trump confirmó que seis de los trabajadores implicados en el evento político dieron positivo por coronavirus. “Por protocolo el personal de campaña se somete a la prueba de la COVID-19 antes de los eventos. Seis miembros del equipo de avanzada han dado positivo. Se han hecho cientos de pruebas. De inmediato se han puesto en marcha los procedimientos de cuarentena”, ha explicado la campaña de Trump, según informa la televisión CNN.

El acto, de hecho, se celebró a pesar de la epidemia de coroanvirus y de que Oklahoma alcanzara ayer un récord de contagios diario. 

Trump reactivó con este acto su campaña electoral. El mitin había encendido las alertas incluso antes de que se conocieran estos seis casos ya que contradice las recomendaciones de los expertos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, que piden evitar grandes reuniones en persona donde sea difícil mantener al menos dos metros de separación y haya participantes que llegan desde fuera de la localidad. Sin embargo, la campaña insiste en que esas directrices son “opcionales” y, aunque sí verifica la temperatura a los asistentes y reparte mascarillas, no obliga a ponérselas.

La preocupación de que el mitin resulte en un deterioro de la situación sanitaria llevó esta semana a un grupo de residentes y empresarios del barrio afroamericano de Greenwood, situado muy cerca estadio de baloncesto BOK Center donde se llevo a cabo el evento, a demandar a los gestores del estadio, con el objetivo de evitar la celebración de ese acto multitudinario. No obstante, el Tribunal Supremo de Oklahoma desestimó este viernes la demanda, lo que allanó el camino para la celebración.

En desarrollo...

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Seis trabajadores de la campaña de Trump en Tulsa dieron positivo por coronavirus horas antes de empezar el gran mitin

MAS NOTICIAS