Seis trabajadores de la campaña de Trump en Tulsa dieron positivo por coronavirus horas antes de empezar el gran mitin

Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña del mandatario, confirmó los casos e informó que todos están en cuarentena, al igual que las personas con las que estuvieron en contacto

El control de temperatura antes de ingresar al mitin de Trump en Tulsa, Oklahoma (Reuters)
El control de temperatura antes de ingresar al mitin de Trump en Tulsa, Oklahoma (Reuters)

La campaña para la reelección del presidente Donald Trump confirmó que seis de los trabajadores implicados en el evento político previsto para esta noche en Tulsa, Oklahoma, dieron positivo por coronavirus.

“Por protocolo el personal de campaña se somete a la prueba de la COVID-19 antes de los eventos. Seis miembros del equipo de avanzada han dado positivo. Se han hecho cientos de pruebas. De inmediato se han puesto en marcha los procedimientos de cuarentena”, ha explicado la campaña de Trump, según informa la televisión CNN.

“Ningún trabajador positivo por COVID ni nadie que haya estado en contacto estará hoy en el acto ni cerca de los asistentes y los cargos electos”, añadió la campaña de Trump.

Todos los asistentes al acto tendrán que someterse a un control de temperatura antes de acceder al recinto y tras ello recibirán una pulsera, mascarillas e higienizador de manos, según ha explicado el director de comunicación de la campaña de Trump, Tim Murtaugh.

El acto se celebrará a pesar de la epidemia de coroanvirus y de que Oklahoma alcanzara ayer un récord de contagios diario. El propio Trump ha reforzado esta postura en una entrevista con Axios publicada el viernes en la que recomendaba a la gente “que haga lo que quiera”.

Un Guardia NAcional de Oklahoma custodia las inmediaciones del mitin de Trump
Un Guardia NAcional de Oklahoma custodia las inmediaciones del mitin de Trump

El presidente reactiva con este acto su campaña electoral. El mitin había encendido las alertas incluso antes de que se conocieran estos seis casos ya que contradice las recomendaciones de los expertos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), que piden evitar grandes reuniones en persona donde sea difícil mantener al menos dos metros de separación y haya participantes que llegan desde fuera de la localidad. Sin embargo, la campaña insiste en que esas directrices son “opcionales” y, aunque sí verifica la temperatura a los asistentes y reparte mascarillas, no obliga a ponérselas.

Trump y su comitiva planean llenar al máximo el estadio de baloncesto donde se celebrará, llamado BOK Center. La preocupación de que el mitin resulte en un deterioro de la situación sanitaria llevó esta semana a un grupo de residentes y empresarios del barrio afroamericano de Greenwood, situado muy cerca del BOK Center, a demandar a los gestores del estadio, con el objetivo de evitar la celebración de ese acto multitudinario. No obstante, el Tribunal Supremo de Oklahoma desestimó este viernes la demanda, lo que allanó el camino para la celebración.

Según el diario The New York Times, la campaña programó el mitin en Oklahoma -un estado conservador que no es clave en las elecciones de noviembre- precisamente por su rápido ritmo de reapertura y sus pocas muertes por coronavirus, pero el acto llega en pleno repunte de los contagios, con un récord de 450 nuevos casos este jueves.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El principal epidemiólogo de la Casa Blanca dijo que Estados Unidos no necesita más confinamiento por el coronavirus

MAS NOTICIAS