Barack Obama condenó la violencia en las protestas de Estados Unidos: “Son una pequeña minoría”

“No justifiquemos la violencia, ni la racionalicemos, ni participemos en ella”, señaló el ex presidente norteamericano

Una mujer, vestida con una imagen del ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, sostiene un cartel cerca de la Casa Blanca para protestar por la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis (Reuters)
Una mujer, vestida con una imagen del ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, sostiene un cartel cerca de la Casa Blanca para protestar por la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis (Reuters)

El ex presidente de Estados Unidos Barack Obama condenó la violencia en las protestas a nivel nacional por las desigualdades raciales y el accionar policial, mientras que alabó a los manifestantes pacíficos que buscan un cambio. La gran mayoría de los manifestantes han sido pacíficos, pero una “pequeña minoría” puso en riesgo a las personas y perjudicó a las mismas comunidades a las que las protestas deben ayudar, escribió Obama en un ensayo en línea publicado en Medium.

Obama, quien fue presidente en dos mandatos antes de la llegada al poder de Donald Trump, dijo que la violencia está “agravando la destrucción de vecindarios en los que a menudo ya escasean servicios e inversiones, y menoscaba la causa mayor”.

Trump pidió el lunes a los estados norteamericanos que tomen medidas enérgicas contra las protestas que han sacudido a varias ciudades del país, diciendo que las autoridades deberían “imponerse” y restablecer el orden tras seis noches seguidas de hechos de vandalismo y saqueos.

Los últimos comentarios de Obama llegaron tres días después de sus primeras palabras sobre el caso de George Floyd, en las que pidió justicia pero no mencionó la naturaleza violenta de algunas protestas.

Obama, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, afrontó disturbios civiles en ciudades como Ferguson, Misuri y Baltimore, donde hubo protestas generalizadas y a veces violentas, por la muerte de jóvenes negros a manos de la policía.

En ambos casos, Obama criticó la violencia y dijo que obstaculizó los esfuerzos para frenar la mala conducta de la policía. En 2015, durante las protestas de Baltimore, criticó a “los delincuentes y matones que destrozaron el lugar”.

En su ensayo, Obama instó a los manifestantes a no ser cínicos respecto a la política, argumentando que elegir nuevos líderes a nivel nacional y local provocaría un cambio. “Eventualmente, las aspiraciones tienen que traducirse en leyes específicas y prácticas institucionales, y en una democracia. Eso solo sucede cuando elegimos funcionarios gubernamentales que respondan a nuestras demandas”, señaló.

Los principales párrafos de su carta

“Mientras millones de personas en todo el país toman las calles y alzan sus voces en respuesta al asesinato de George Floyd y al problema actual de la justicia desigual, muchas personas se han acercado para preguntar cómo podemos mantener el impulso para lograr un cambio real”.

Las oleadas de protestas en todo el país representan una frustración genuina y legítima por un fracaso de décadas en reformar las prácticas policiales y el amplio sistema de justicia penal en los Estados Unidos. La gran mayoría de los participantes han sido pacíficos, valientes, responsables e inspiradores. Se merecen nuestro respeto y apoyo, no una condena, algo que la policía en ciudades como Camden y Flint han entendido de manera admirable”.

"Por otro lado, la pequeña minoría de personas que han recurrido a la violencia en diversas formas, ya sea por enojo genuino o por mero oportunismo, están poniendo en riesgo a personas inocentes, lo que agrava la destrucción de vecindarios -que a menudo ya carecen de servicios e inversiones- y restando valor a la causa mayor. Vi a una anciana negra siendo entrevistada hoy llorando porque la única tienda de comestibles en su vecindario había sido destruida.

“Así que no justifiquemos la violencia, ni la racionalicemos, ni participemos en ella. Si queremos que nuestro sistema de justicia penal y la sociedad estadounidense en general operen con un código ético superior, entonces tenemos que modelar ese código nosotros mismos”.

“En segundo lugar, escuché que algunos sugieren que el problema recurrente de prejuicios raciales en nuestro sistema de justicia penal demuestra que solo las protestas y la acción directa pueden generar cambios, y que votar y participar en la política electoral es una pérdida de tiempo. No podría estar más en desacuerdo”.

“Además, es importante que comprendamos qué niveles de gobierno tienen mayor impacto sobre nuestro sistema de justicia penal y prácticas policiales. (...) los funcionarios electos que más importan en la reforma de los departamentos de policía y el sistema de justicia penal trabajan a nivel estatal y local”.

“Son los alcaldes y los ejecutivos del condado los que designan a la mayoría de los jefes de policía y negocian acuerdos de negociación colectiva con los sindicatos policiales. Son los fiscales de distrito y los fiscales estatales los que deciden si investigan o no y, en última instancia, acusan a los involucrados en mala conducta policial”.

“Entonces, la conclusión es esta: si queremos lograr un cambio real, entonces la elección no es entre protestas y política. Tenemos que hacer las dos cosas. Tenemos que movilizarnos para crear conciencia, y tenemos que organizar y emitir nuestro voto para asegurarnos de elegir a los candidatos que actuarán en la reforma”.

“Reconozco que estos últimos meses han sido duros y desalentadores: que el miedo, la tristeza, la incertidumbre y las dificultades de una pandemia se han visto agravados por trágicos recordatorios de que los prejuicios y la desigualdad aún forman gran parte de la vida estadounidense. Pero observar el mayor activismo de los jóvenes en las últimas semanas, de cada raza y cada estación, me da esperanzas. Si, en el futuro, podemos canalizar nuestra ira justificable hacia una acción pacífica, sostenida y efectiva, entonces este momento puede ser un verdadero punto de inflexión en el largo viaje de nuestra nación para cumplir con nuestros ideales más altos”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Protestas en EEUU: vándalos saquearon varias tiendas en la Quinta Avenida de Nueva York

Donald Trump estaría considerando invocar la Ley de Insurrección para contener los disturbios en EEUU por la muerte de George Floyd

MAS NOTICIAS