Académicos testificaron ante el Congreso de EEUU que la conducta de Donald Trump cumple los estándares para un juicio político

Tres de los cuatro profesores de derecho pronunciaron fuertes argumentos a favor del impeachment. La voz disidente consideró que no hay pruebas suficientes para condenar al presidente

Los cuatro abogados, profesores de Harvard, Stanford, North Carolina y George Washington
Los cuatro abogados, profesores de Harvard, Stanford, North Carolina y George Washington

Tres profesores de derecho afirmaron el miércoles que el procedimiento de juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está justificado y es necesario para proteger la democracia, irritando a legisladores republicanos, que los acusaron de parcialidad en una audiencia en el Congreso.

Estos expertos, invitados por los demócratas que controlan la Cámara de Representantes, fueron refutados por otro académico, invitado por los republicanos, que encontró “insuficiente” la evidencia para presentar cargos contra el presidente.

El proceso para la eventual destitución de Trump fue iniciado por los demócratas a finales de septiembre, después de conocerse que el mandatario pidió a Ucrania que investigara a Joe Biden, su rival potencial en las elecciones en 2020. Los demócratas sostienen que el presidente republicano abusó de su poder para promover su campaña de reelección y presionó a Kiev congelando casi 400 millones de dólares de ayuda militar para el conflicto que ese país mantiene con Rusia. Trump liberó ese dinero luego de conocer la acusación de un funcionario anónimo.

En ausencia de Trump, los legisladores comenzaron el debate para determinar si su conducta correspondía a uno de los motivos de destitución mencionados en la Constitución, “traición, corrupción u otros delitos y faltas mayores”.

Los juristas coincidieron en que Trump abusó de su poder
Los juristas coincidieron en que Trump abusó de su poder

Categóricos, los tres prestigiosos profesores universitarios respondieron afirmativamente, con fuertes argumentos.

“Si el Congreso no lo destituye, el proceso de destitución habrá perdido su significado, al igual que las garantías constitucionales destinadas a evitar la instalación de un rey en suelo estadounidense”, aseguró Michael Gerhardt de la Universidad de Carolina del Norte.

Si no podemos acusar a un presidente que usa su poder para fines personales, ya no vivimos en una democracia, vivimos en una monarquía o una dictadura”, dijo Noah Feldman, profesor de derecho en Harvard, interrogado por el Comité Judicial de la Cámara baja.

La portavoz de la Casa Blanca Stephanie Grisham respondió en un comunicado diciendo que “lo único que los tres profesores liberales establecieron en la audiencia de (el presidente del Comité Judicial, el legislador demócrata Jerry) Nadler es su sesgo político” en contra del presidente. “No hizo nada para cambiar el hecho de que, a pesar de semanas de audiencias en este proceso engañoso, el presidente no hizo nada mal”, dijo Grisham.

Por su parte, Pamela Karlan, de la Universidad de Stanford, acusó a Trump de cometer “un abuso de poder particularmente grave” al pedirle a un país extranjero ayuda para ganar las elecciones. Y señaló que la Constitución de Estados Unidos no da al jefe ejecutivo el poder absoluto de un rey.

La voz disidente en este panel de expertos, Jonathan Turley, de la Universidad George Washington, lamentó la falta de “evidencia directa” y la “precipitación” de los demócratas. En este debate, “hay mucha más ira que razón”, dijo.

Estas comparecencias forman parte de la segunda fase de la investigación de la Cámara Baja para abrir un posible juicio político contra Trump, en la que se analiza el marco legal del hipotético proceso de destitución
Estas comparecencias forman parte de la segunda fase de la investigación de la Cámara Baja para abrir un posible juicio político contra Trump, en la que se analiza el marco legal del hipotético proceso de destitución

De hecho, hubo virulencia de ambos lados. Trump “representa una amenaza continua para la Constitución y nuestra democracia”, afirmó Nadler, al concluir casi ocho horas de audiencias, transmitidas en vivo por televisión. El número dos del panel, el republicano Doug Collins, replicó que el caso contra el presidente no tiene fundamentos. “No hay nada malo, nada que merezca una acusación”, dijo.

El Comité Judicial evalúa cuatro cargos contra el presidente: abuso de poder, corrupción, obstrucción del Congreso y obstrucción de la justicia. Si considera que son pertinentes, redactará los llamados “artículos de acusación” para ser votados en el pleno en la Cámara baja, tal vez antes de Navidad.

Dada la mayoría demócrata en la Cámara, se espera que Trump ingrese en los libros de historia como el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a juicio político, después de Andrew Johnson en 1868 y de Bill Clinton en 1998, ambos absueltos. El Senado, con mayoría republicana, sería el órgano responsable de juzgar al presidente y requeriría una mayoría improbable de dos tercios para destituirlo.

El abogado de Trump, en un viaje controversial

Rudy Giuliani, defensor personal del presidente y figura central del caso vinculado a Ucrania, estuvo en Kiev el miércoles junto a la producción de un documental que busca desmontar la investigación del Congreso.

The New York Times reportó que Giuliani viajó a Budapest (Hungría), y luego a Kiev para reunirse con ex fiscales ucranianos que podrían estar relacionados a la investigación. Cuando se le preguntó acerca de estas reuniones, el ex alcalde de Nueva York respondió: “Como cualquier buen abogado, reúno evidencia para defender a mi cliente de acusaciones falsas”.

Giuliani en una reunión con un abogado ucraniano
Giuliani en una reunión con un abogado ucraniano

Al igual que Trump, Giuliani buscaba demostrar que Biden y su hijo Hunter, que integraba la junta directiva de la compañía de gas ucraniana Burisma, habían incurrido en actos de corrupción. Pero Biden afirma que sus contactos con el fiscal ucraniano fueron parte de los esfuerzos de Estados Unidos, coordinados con la Unión Europea y el FMI, para retirarlo del cargo porque estaba acusado de encubrir corrupción en Ucrania y sabotear reformas gubernamentales.

Según los informes, Giuliani también está bajo investigación por su representación de múltiples figuras ucranianas, incluido Dmitri Firtash, un multimillonario que enfrenta la extradición a Estados Unidos desde Austria por cargos de soborno y extorsión.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los cinco argumentos clave del informe del Congreso de EEUU para impulsar el juicio político a Donald Trump

El momento en que cuatro mandatarios se ríen de Donald Trump en la cumbre de la OTAN

MAS NOTICIAS