Más estadounidenses dicen que ahora evitan las noticias por completo (Christo / Shutterstock.com)
Más estadounidenses dicen que ahora evitan las noticias por completo (Christo / Shutterstock.com)

A medida que el país avanza hacia un posible procedimiento de impeachment contra el presidente Donald Trump, como científicos sociales anticipamos que no sólo se polarizarán las opiniones de los estadounidenses, sino también sus emociones.

Basándonos en nuestra investigación, creemos que, a medida que se desarrollan los procesos, las historias de impeachment probablemente se sentirán cada vez más personales, apasionadas e irritantes para la gente. Algunos se sentirán atraídos, pero otros preferirán apagar las noticias.

Durante los primeros 10 meses de Trump en el cargo realizamos 71 entrevistas en las grandes áreas metropolitanas de Chicago, Miami y Filadelfia, buscando entender los hábitos de consumo de los medios.

Los participantes en nuestro estudio, publicado el 25 de septiembre de 2019, eran una muestra representativa diversa de estadounidenses en términos de edad, género, raza, etnia, orientación ideológica y ocupación.

Al hablar con estos estadounidenses, nos sorprendieron de inmediato sus reacciones emocionales a las historias sobre Trump. Existe poca literatura que explore la dimensión emocional de leer las noticias. Nuestro estudio indicó que los votantes de ambos lados del pasillo se sintieron “inundados” por tres emociones particulares: ira, frustración y un sentimiento general de estar abrumado. Las personas que entrevistamos nos dijeron que esta experiencia emocional aumentada aumentó durante la campaña de 2016 y sus consecuencias, afectando sus hábitos de medios de diferentes maneras. Por ejemplo, Fiona, una bibliotecaria de 50 años, dijo: “Me parece que después de que Trump fue elegido, es más difícil leer las noticias para mí”.

Las personas que entrevistamos nos dijeron que esta experiencia emocional aumentó durante la campaña de 2016 y sus consecuencias, afectando sus hábitos de medios de diferentes maneras. Por ejemplo, Fiona, una bibliotecaria de 50 años, dijo: “Me parece que después de que Trump fue elegido, es más difícil leer las noticias para mí”.

Mismas emociones, diferentes razones

Mientras los sentimientos fueron compartidos entre los entrevistados, las causas de estas emociones dividieron las líneas del partido. Mientras que los liberales generalmente estaban molestos por las declaraciones y políticas de Trump, los conservadores experimentaron emociones similares sobre cuán negativamente los principales medios cubrieron las noticias relacionadas con el presidente.

Por ejemplo, un demócrata de 80 años que es un organizador comunitario dijo que su más reciente consumo de noticias se centró en “ese joven de dos semanas que tenemos para presidente”. Añadió: "A veces me disgusta tanto [ la noticia] de que ni siquiera quiero saber mucho más al respecto ".

Mientras tanto, una ama de casa republicana de 51 años dijo que estaba molesta con los medios. “Veo más allá si me gusta cómo habla [Trump] o lo que dice”, nos dijo.

“Lo que están mostrando [en CNN] creo que está tan mal que me hace sentir muy enojado”. Nuestro estudio también mostró que consumir noticias políticas en las redes sociales, en lugar de hacerlo a través de los medios de comunicación, intensificó la experiencia emocional. Según sus cuentas, esto se debió en parte al componente personal de las redes sociales: conocidos que comparten y comentan noticias. Un asistente legal de 33 años comentó que, después del ciclo electoral de 2016, redujo su exposición a Facebook e Instagram. Las publicaciones sobre las noticias se volvieron “un poco tóxicas para mí”, dijo, ya que otras personas querían “jugar al abogado del diablo o encender un fuego”.

Tratando con los diferentes niveles de emoción

Las formas comunes de lidiar con estas emociones negativas incluían seleccionar de cerca qué noticias escuchar, reducir el tiempo dedicado a las noticias o incluso evitarlas por completo. La evasión de noticias ha ido en aumento en los Estados Unidos. Según un informe de la Universidad de Oxford, mientras que el 38% de los estadounidenses dijeron que a veces o con frecuencia evitaban las noticias en 2017, esa cifra aumentó al 41% en 2019. Eso está por encima del promedio mundial del 32% para ese año.

Sin embargo, de acuerdo con investigaciones anteriores, algunos estadounidenses informaron que estar informados y participar en conversaciones con amigos era beneficioso para ellos y les daba la sensación de cumplir con su deber cívico. “Me gusta saber lo que está pasando, y creo que es parte de ser un votante”, dijo un maestro de escuela de 25 años.

Nuestro estudio destaca la importancia de desarrollar empatía y comprender las formas en que su comunicación tiene un fuerte impacto emocional en la vida cotidiana de las personas. Aunque algunos encuestados quieren participar en la política de manera más activa como resultado de sentirse molestos por la situación política actual, muchos otros expresaron la necesidad de protegerse. Debido a que una opinión pública emocionalmente polarizada podría desalentar a los ciudadanos de sus distintas formas de compromiso cívico, para nosotros, una ciudadanía enojada y abrumada no parece una buena receta para una democracia saludable.

Publicado originalmente en The Conversation