Donald Trump ante el congreso (Reuters/Archivo)
Donald Trump ante el congreso (Reuters/Archivo)

La Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó este miércoles una resolución para lanzar un proceso de destitución contra el presidente Donald Trump, en medio de la indignación por los comentarios xenofóbicos emitidos por el mandatario en los últimos días.

La Cámara, dominada por los demócratas, que tienen 235 escaños, rechazó por 332 votos contra 95 la propuesta del congresista demócrata Al Green en una votación en la que muchos de sus correligionarios se alinearon con los republicanos, ilustrando la división dentro del partido sobre el tema del procedimiento de juicio político.

Esta es la primera vez que la Cámara es convocada para iniciar una moción de destitución desde la elección de Trump en 2016.

Aunque cuatro congresistas republicanos condenaron las expresiones de Trump como “racistas”, ninguno se manifestó a favor de un proceso de juicio político
Aunque cuatro congresistas republicanos condenaron las expresiones de Trump como “racistas”, ninguno se manifestó a favor de un proceso de juicio político

Green, un legislador demócrata que representa a Texas, lanzó este procedimiento tras la polémica iniciada por Trump el fin de semana en una serie de tuits en los que aconsejó a cuatro congresistas pertenecientes a minorías que "regresen" a sus países.

Los ataques apuntaban a Alexandria Ocasio-Cortez (representante de Nueva York, de origen puertorriqueño), Ilhan Omar (de Minnesota, estadounidense nacida en Somalia), Ayanna Pressley (una legisladora negra que representa a Massachusetts) y Rashida Tlaib (de Michigan, de ascendencia palestina).

Las declaraciones encendieron una polémica que llevó a la Cámara de Representantes a condenar las declaraciones del presidente en una votación el martes en la que cuatro legisladores republicanos votaron con los demócratas.

Pero el proceso de destitución es un tema que genera divisiones dentro del Partido Demócrata, con militantes muy entusiastas de lanzar este proceso como la legisladora Tlaib, pero sin un apoyo de los líderes de la organización.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, es contraria a esta estrategia.

Trump celebró en Twitter el fracaso de la iniciativa, a la que calificó como "ridícula".

"No debería permitirse que esto le pase nunca a ningún presidente de Estados Unidos", sentenció.

A pesar de que la votación del martes tuvo un fuerte significado simbólico, Trump sabe que puede contar con el apoyo de los congresistas republicanos.

Los legisladores de este partido en general son muy cautelosos al momento de criticar al que será, si no hay grandes sorpresas, su candidato en 2020. Solo cuatro republicanos en la cámara baja votaron a favor del texto de la mayoría demócrata de condena de los comentarios.

Una moción de destitución estaría de todas formas abocada al fracaso ya que en el Senado los republicanos son mayoría y esto daría a Trump la posibilidad de salir victorioso de una pugna política justo antes de las elecciones de 2020.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: