La lesión de Austin le ocasionó fractura de mandíbula y perder varios dientes Foto: New England Medical Journal
La lesión de Austin le ocasionó fractura de mandíbula y perder varios dientes Foto: New England Medical Journal

Austin Adams, un adolescente de 17 años, quería dejar de fumar y pensó que la mejor manera de sustituir su adicción era con un cigarrillo electrónico, sin embargo después de usarlo algunas ocasiones, el dispositivo le explotó en la cara destrozándole la mandíbula y tirándole varios dientes.

Esta semana la revista New England Medical Journal publicó su caso donde mostró la grave lesión en su cara ocurrida en marzo de 2018 donde los cirujanos tuvieron que volver a coser la línea de la encía de Adam, colocar placas y aparatos ortopédicos temporales para mantener los dientes restantes alineados.

Adams, que vive en la ciudad rural de Ely, fue llevado al Primary Children's Hospital, en Salt Lake City, a cinco horas de viaje en automóvil, después de que el dispositivo explotara en su cara.

Su madre, Kailani Burton, le había comprado recientemente la herramienta para fumar en un intento por aliviar la adicción de su hijo al tabaco, el dispositivo era de la marca VGOD.

La revista médica mostró el caso del joven al que tuvieron que realizarle cirugías maxilofaciales para que recuperara la posición de su encía Foto: New England Medical Journal
La revista médica mostró el caso del joven al que tuvieron que realizarle cirugías maxilofaciales para que recuperara la posición de su encía Foto: New England Medical Journal

"Austin entró con la mano en la boca", dijo Burton, de 45 años, a NBC News. Estaba en shock y no podía hablar.

La explosión que hirió a Adams fue "totalmente inesperada", dijo Russell a la televisora. "No recordaba haber hecho nada malo con el dispositivo de antemano, y simplemente explotó".

Burton dijo que se vio obligada a llevar a su hijo hasta la Primaria de Salt Lake City, ya que era la única instalación que podía manejar su herida de explosión, así como las severas quemaduras en la boca.

La Dra. Katie Russell, una de las cirujanas de trauma que trató a Adams, presentó el caso el miércoles en el New England Journal of Medicine.

El adolescente se sometió a "reducción abierta y fijación interna de la fractura, extracción dental y desbridamiento del tejido desvitalizado", según Russell.

El cigarrillo electrónico era de la marca VGOD, si bien la FDA admite que han ocurrido diversos accidentes, ha recomendado diversas precauciones para minimizar los riesgos Foto: VGOD
El cigarrillo electrónico era de la marca VGOD, si bien la FDA admite que han ocurrido diversos accidentes, ha recomendado diversas precauciones para minimizar los riesgos Foto: VGOD

La semana pasada, la FDA finalizó la guía para los fabricantes que están presentando nuevas solicitudes para productos de tabaco, que incluye cigarrillos electrónicos. La agencia ahora recomienda que las compañías proporcionen información detallada sobre los tipos de baterías que utilizan, así como planes para abordar la posibilidad de sobrecalentamiento, incendio y explosión.

Las explosiones de cigarrillos electrónicos ocurren cuando la batería de iones de litio dentro de una pluma del cigarrillo electrónico se sobrecalienta, de acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos. La FDA está a cargo de regular todos los productos de tabaco, incluidos estos dispositivos de carga electrónica.

Pero si bien la agencia ha enviado cartas de advertencia a los fabricantes de cigarrillos electrónicos sobre infracciones de comercialización y ventas ilegales a menores, no han emitido ninguna aplicación más restrictiva al respecto, sólo ha publicado diversos consejos de uso para minimizar los riesgos.

La FDA sugiere que las empresas deberían volver a trabajar sus baterías para que tengan menos probabilidades de sobrecalentarse.

Foto: FDA
Foto: FDA

Sin embargo la responsabilidad sobre los probables incidentes recae en los consumidores, sin embargo la FDA recomienda asegurarse de que su cigarrillo electrónico tenga ciertas características de seguridad, como cerraduras con botones de disparo y orificios para ventilación. La agencia también desaconseja cargar cigarrillos electrónicos durante toda la noche o permitir que las baterías entren en contacto con monedas, llaves u otro metal.

Se sabe que dos personas en los Estados Unidos murieron a causa de explosiones de cigarrillos electrónicos. Un hombre de Texas de 24 años murió en enero cuando explotó su cigarrillo electrónico, enviando una parte metálica del cigarrillo a su cuello, cortando una arteria. Y el año pasado, un hombre de Florida también murió en su casa y posteriormente los bomberos confirmaron que el fuego comenzó cuando explotó un cigarrillo electrónico.

Un estudio publicado el año pasado descubrió 2.035 visitas a salas de emergencia de EEUU desde 2015 a 2017 para quemaduras de cigarrillos electrónicos y lesiones relacionadas con explosiones.

"Algunos de los casos fueron muy graves: personas que perdieron hasta ocho dientes, daños en los ojos, partes de la cara o el paladar. Muchas quemaduras de tercer grado", dijo el autor principal Matthew Rossheim, asistente Profesor de salud global y comunitaria en la Universidad George Mason.