Advertencia: este artículo contiene imágenes explícitas.

(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

Tammy Lawrence-Daley, de 51 años, está viva de milagro. En enero unas vacaciones de ensueño con su esposo se convirtieron en pesadilla. Fue víctima de un brutal ataque en el Majestic Elegance Resort de Punta Cana, República Dominicana.

La madre de dos niños compartió el sórdido relato del suceso. Un empleado del hotel la pateó y estranguló hasta dejarla inconsciente, la encontraron ocho horas después.

Infobae reproduce íntegro el texto de Tammy, así como las fotografías que ella decidió hacer públicas a través de su cuenta de Facebook:

¿Cómo les explicas a tus hijos que casi te mata un extraño al azar y que "mamá llegó a casa, pero no se parece a ella"? ¿Cómo miras a los ojos de tus padres mientras ellos ven tu cara maltratada y les dice: "Estoy bien, estaré bien"? Ver a los amigos romper en lágrimas cuando te miran. Todos preguntan,"¿por qué?", "¿Cómo?" Les cuentas una historia. Cuentan todos los detalles de manera que no se rompan, que se mantengan fuertes… para que no vean cómo se desmorona por dentro con miedo, desilusión y debilidad.

Ahora que he tenido algo de tiempo para curarme, es hora de contar mi historia, con la esperanza de que las mujeres estén más conscientes y, con suerte, prevengan lo que a mí me sucedió. También quiero que la gente entienda que a los centros turísticos no se les puede reclamar NINGUNA responsabilidad y que nadie tendrá ningún recurso para que se le reembolsen los gastos.

Me fui de vacaciones a fines de enero con mi esposo y nuestros mejores amigos, Diane y James. Fuimos a un resort con todo incluido, Majestic Elegance, en la República Dominicana. Llegamos el lunes por la noche. Después de revisar el lugar, nos acostamos relativamente temprano (10:00 horas), porque seamos sinceros … ¡fue un día largo y ya no somos tan jóvenes!

¡El martes trajo sol y playa! Esa noche nos encontramos con nuestros amigos para un espectáculo de teatro. Era sobre la música de los 80… justo en nuestro callejón.

(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

El espectáculo terminó alrededor de las 22:30 p. m. y regresamos a nuestras habitaciones. Se nos abrió el apetito bailando, así que llamé al servicio de habitaciones. Escuché un mensaje de ocupado, así que intenté llamar de nuevo. En ese momento recibí un mensaje que decía que ya no estaban sirviendo comida (no recuerdo el mensaje exacto). Le dije a mi esposo que iría corriendo al salón de nuestro edificio para tomar un refrigerio y volvería en cinco minutos. No fui al salón de nuestro edificio, y opté por ir al salón que se encontraba en el siguiente edificio, que estaba en la playa. Pensé que podía obtener algunas fotos de la luna en el agua, pero nunca llegué a la playa.

Cuando pasé por la rotonda entre los edificios, noté que no había nadie en el pasillo. No muy extraño, pero todavía inquietantemente tranquilo. Di unos diez pasos o más , simplemente balanceándome de un lado a otro, sin preocuparme por nada del mundo. Fue entonces cuando lo oí. Pasos pesados​… uno, dos, tres, cuatro, luego se aceleraron, y después, antes de que pudiera reaccionar, fui agarrada por detrás e inmovilizada de inmediato. Sus brazos me envolvieron y comenzó a empujarme de inmediato a una sala de mantenimiento sin abrir…

No voy a entrar en los detalles sangrientos de todo, sin embargo, ten en cuenta que luché con todo lo que tenía en ese momento. Era demasiado fuerte. Las siguientes ocho horas me trajeron dolor y miedo. Fui estrangulada varias veces hasta la inconsciencia. Mi cuerpo sin vida fue arrastrado por las escaleras de concreto a un área subterránea de aguas residuales. Me patearon en la cabeza, me golpearon con un palo y luego me estrangularon de nuevo; en ese momento, él desechó mi cuerpo en un área a la que me refiero como el "agujero". Estuve inconsciente varias veces durante este ataque salvaje, así que no tengo idea de qué más me hizo durante ese tiempo. De alguna manera sobreviví. Una vez más, no voy a entrar en todo el infierno por el que pasé por estar básicamente "enterrada" en ese infierno durante tantas horas.

Pasé cinco días en la clínica médica (un hospital externo) y me operaron para reparar mis lesiones. Todavía estoy lidiando con varios problemas, incluido el daño a los nervios, así como todos los gastos médicos desde que estoy en casa. Majestic Elegance no se responsabiliza por el ataque, ya que no pude identificar al atacante (a pesar de que llevaba un uniforme CON el logotipo del resort y me golpeó directamente enfrente de la sala de mantenimiento sin abrir y me arrastró escaleras abajo hasta el sótano para que nadie pudiera oírme ni encontrarme.) La policía encontró evidencia de la manija de un trapeador manchado de sangre y un gorro de uniforme de mantenimiento en el área donde me encontraron, pero esto no significa nada en esos países.

(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

No hay cámaras, ni iluminación brillante, etc. Mi esposo y mis amigos fueron a la recepción al menos tres veces durante la noche antes de que el personal de seguridad accediera a buscarme. Esto consistió en que salieron a buscarme. La seguridad en Majestic Elegance pensaba que estaba borracha en alguna parte. Me perdí a las 22:30 y fui encontrada 8 horas más tarde. Fue el infierno.

Este hombre pensó que me había matado, pero fracasó. Él todavía está ahí fuera, es un depredador esperando a su próxima víctima. Solo que la próxima mujer puede no ser tan afortunada. Por favor, por favor, no camines sola. Estos ataques ocurren con mucha frecuencia y los delincuentes NO están siendo procesados ​​a pesar de que se encuentran pruebas. Las víctimas no reciben compensación médica ni de dolor y sufrimiento, y los centros turísticos no son responsables. Majestic Elegance no ofreció reembolsarnos nuestras vacaciones, y mucho menos mis gastos médicos actuales. Los litigios no fueron a ninguna parte. Las historias están siendo aplastadas.

Cuando te encuentres en lugares desconocidos, o incluso en lugares conocidos, recuerda… sé inteligente, mantente a salvo.

Las imágenes son de antes del ataque y de después de que me limpiaran en el hospital.