El vicefiscal general, Rod J. Rosenstein, y el director del FBI, Christopher A. Wray
El vicefiscal general, Rod J. Rosenstein, y el director del FBI, Christopher A. Wray

Estados Unidos acusó este jueves con cargos criminales a agentes de inteligencia del régimen chino por lanzar una presunta campaña para hackear a empresas proveedoras de servicios tecnológicos de varios países.

La imputación se realizó luego de una investigación coordinada entre Washington y sus aliados en Europa y Asia, informó el vicefiscal general Rod Rosenstein, quien señaló que la medida busca responder a la "agresión económica de China" y sus "ciberactividades ilegales".

Los fiscales argumentan que los individuos están ligados al Ministerio de Seguridad Estatal, la principal agencia de inteligencia de China, según el Wall Street Journal.

Por ello, el gobierno estadounidense también acusará al gigante asiático de violar un acuerdo bilateral del 2015 en el que se llamaba a no participar en campañas de ciberataques.

Un encuentro entre Donald Trump y Xi Jinping en Buenos Aires (Reuters)
Un encuentro entre Donald Trump y Xi Jinping en Buenos Aires (Reuters)

La pesquisa identificó como autor de estos ataques digitales "maliciosos" a un grupo conocido como APT 10.

Entre 2006 y 2018, esa organización lideró "una campaña global de intrusión informática" para robar datos confidenciales y secretos comerciales de 45 compañías en 12 países, agregó.

Los documentos judiciales señalan que los hackers consiguieron los datos personales de unos 100 mil miembros de la Armada estadounidense. Además, indican que no hay dudas sobre una presunta autorización y dirección del régimen chino sobre la ofensiva.

Funcionarios estadounidenses contactados por el WSJ indicaron que los ataques lanzados constituyen una de las campañas más audaces y agresivas entre las realizadas por hackers chinos contra los intereses norteamericanos.

La campaña, ampliamente conocida como Cloud Hopper, buscaba información comercial sensible y de propiedad intelectual de firmas Proveedores de servicios gestionados (MSP) y sus clientes, con el objetivo de perpetrar espionaje comercial.

Respaldo de los aliados

El Ejecutivo del Reino Unido junto con otros países aliados acusó a "elementos del Gobierno de China" de una "amplia campaña de ciberataques" contra propiedad intelectual y datos comerciales "sensibles" en Europa, Asia y Estados Unidos.

El grupo acusado "casi con certeza" sigue atacando a empresas globales para acceder a "secretos comerciales", afirma el comunicado conjunto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: