(Foto: Robin Lindsey)
(Foto: Robin Lindsey)

Degollados, muertos por disparos, o con heridas letales en su torso: así han aparecido hasta trece leones marinos en las costas de California desde el pasado septiembre, cruelmente asesinados para evitar que devoren las poblaciones de salmón.

La organización animalista The Seal Sitters Marine Mammal  denunció que, en los últimos tres meses, ha recuperado el cadáver de trece leones marinos, encallados en la arena.

Seis de los animales hallados perdieron la vida por heridas de bala, mientras que el resto falleció a causa de un trauma agudo, según indicaron los responsables del grupo.

(Foto: Robin Lindsey)
(Foto: Robin Lindsey)

El último aviso lo recibieron hace menos de una semana, y fue especialmente traumático. Cuando los voluntarios llegaron a la playa, asistieron a una escena dantesca: el lobo marino tenía su cabeza cortada.

Desde la organización advirtieron de que la cifra de ejemplares asesinados en las últimas semanas es inusual para la época del año en la que nos encontramos. La matanza de leones marinos a manos de pescadores suele ocurrir en los meses de invierno, durante las corrientes de peces,algo que ha alertado a los voluntarios de la asociación, que temen que esto sea solo el principio.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

"Según quienes viven y trabajan a lo largo de la costa de Elliott Bay y la ribera de Duwamish, este año se están escuchando disparos con mayor frecuencia. Los animales que buscan comida para sobrevivir y los pescadores que buscan peces para el consumo o el sustento están en un interminable camino anual de colisiones" escribió Robin Lindsey, de Seal Sitters.

La cifra de leones marinos aniquilados por pescadores es muy superior a la habitual entre los meses de septiembre a noviembre. Los marineros disparan  a los animales para evitar que ingieran las poblaciones de salmón que ellos comercializan.

(Foto: @BlairPaul)
(Foto: @BlairPaul)

En Estados Unidos, la Ley de Protección de Mamíferos Marinos protege a estos animales y prohíbe terminantemente infligirles cualquier daño. La norma contempla sanciones económicas que superan los 28 mil dólares y considera incluso un año en prisión para los agresores.

Sin embargo, a pesar de la regulación, estos repulsivos episodios se repiten anualmente. Para impedirlo, el grupo de conservación Sea Shepherd Conservation está ofreciendo una recompensa de 10 mil dólares a cualquiera que pueda proporcionar información para dar con el agresor.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: