Bomberos observan las llamas y el humo en Malibú (Reuters)
Bomberos observan las llamas y el humo en Malibú (Reuters)

El incendio forestal que devasta el norte de California ha ocasionado la muerte de 42 personas, convirtiéndose en el más mortal de la historia de ese estado de Estados Unidos, declaró el lunes un sheriff local.

"Hoy (lunes) fueron recuperados los restos mortales de 13 personas más, lo que lleva el número total de muertos a 42", dijo en conferencia de prensa el sheriff del condado de Butte, Kory Honea. El funcionario inicialmente había dicho que se trataba del incendio forestal más mortífero de Estados Unidos, pero luego aclaró que era solo en la historia del estado.

Más de 200 personas permanecían desaparecidas el lunes por la mañana por el incendio forestal más mortal y destructivo registrado en California, uno de los dos existentes en el estado estadounidense, donde más de 250.000 afectados han debido ser evacuados.

El denominado incendio Camp Fire, localizado a 64,3 kilómetros al noroeste de Sacramento, consumió más de 6.700 casas y locales comerciales en la ciudad de Paradise, más estructuras que cualquier otro incendio forestal registrado en California.

Las llamas del Camp Fire arrasan la zona de Big Bend (Reuters)
Las llamas del Camp Fire arrasan la zona de Big Bend (Reuters)

El incendio había quemado más de 44.920 hectáreas y estaba contenido en solo un 25 por ciento el domingo por la noche, dijeron funcionarios. Al menos 228 personas aún estaban desaparecidas, según el alguacil del condado de Butte, Kory Honea.

En el sur de California, el Incendio Woolsey ha quemado al menos 34.600 hectáreas y destruido 177 construcciones, y afecta a los condados de Ventura -donde se ubica la ciudad de Malibú, hogar de varias estrellas de Hollywood- y de Los Ángeles. Ese siniestro, que ha provocado la muerte de al menos dos personas, estaba contenido en apenas un 15 por ciento, según funcionarios del cuerpo de Bomberos.

Una nave de los bomberos arroja químicos que frenan el avance de las llamas (Reuters)
Una nave de los bomberos arroja químicos que frenan el avance de las llamas (Reuters)

Se prevé que vientos cálidos y secos aviven los incendios en el sur y norte de California hasta el martes, afirmaron funcionarios, que llamaron a los residentes a hacer caso a las órdenes de evacuación.

Pese a que aún no se ha establecido oficialmente la causa del incendio, los responsables del suministro eléctrico local informaron a las autoridades estatales que se produjo un corte de luz cerca del lugar donde se originó el fuego, informó el diario local Sacramento Bee.

Tras el paso de las llamas, las escenas eran desoladoras. Autos y casas quedaron reducidos a carcasas y escombros humeantes. Las calles quedaron sepultadas en cenizas.

Una vista de la zona de Paradise, destruida por Camp Fire (Reuters)
Una vista de la zona de Paradise, destruida por Camp Fire (Reuters)

El gobernador Jerry Brown pidió al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que declare una zona de catástrofe mayor para fortalecer la respuesta ante la emergencia y ayudar a los residentes a recuperarse.

"Hace diez o veinte años, te quedabas en tu casa cuando había un incendio y eras capaz de protegerte", explicó a la prensa el jefe de bomberos del condado de Ventura, Mark Lawrenson. Pero "las cosas no son lo que eran. La tasa de propagación es exponencialmente mayor de lo que era, por favor, consideren las órdenes de evacuación", dijo.

(Con información de Reuters y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: