Un pintoresco puente construido durante la Fiebre del Oro en California quedó reducido a cenizas ante el avance de los devastadores incendios en la región, que ya dejaron al menos 31 muertos, y las autoridades buscan a más de 100 desaparecidos.

El Honey Run Covered Bridge, una estructura de madera del siglo XIX que tenía a una organización que velaba por cuidar su legado, fue consumido por las llamas en el condado de Butte.

El antes y el después del histórico puente
El antes y el después del histórico puente

Del cruce de 72 metros que unía a Chico y Paradise solo quedaron cenizas y algunos restos de los cables y metales. Habitualmente era usado por parejas para fotografías de bodas o eventos locales.

Figuraba en el Registro Nacional de Lugares Históricos del gobierno federal estadounidense.

En los años 70, el puente quedó inhabilitado por un accidente de tránsito, pero se pudo reconstruir
En los años 70, el puente quedó inhabilitado por un accidente de tránsito, pero se pudo reconstruir

Según información del Departamento de Bomberos del Condado de Butte, el incendio bautizado como Camp Fire, ha arrasado ya cerca de 45.000 hectáreas, 6.450 viviendas y 260 comercios.

Este incendio es de los más mortíferos que jamás haya experimentado California, junto con el de Griffith Park en Los Ángeles en 1933 (29 muertos) y el de Oakland Hills en 1991 (25 fallecidos).

El origen del incendio sigue siendo desconocido, y la vocera de Calfire (el cuerpo de bomberos del estado) Janet Upton apuntó que los investigadores están explorando todas las posibles causas, "incluyendo la posibilidad de que el fuego se iniciase a partir de una chispa de equipamiento eléctrico".

La mayor compañía proveedora de gas y electricidad de la región, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E), informó a los reguladores de que detectó un "problema" en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciaran las llamas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: