La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) alertó este miércoles que el uso de los cigarrillos electrónicos en adolescentes ha alcanzado "una proporción epidémica" y le otorgó 60 días a Juul LabsMarkTen XL, Blu y Logic, todos fabricantes de los populares dispositivos para vaporizar, para que demuestren que pueden mantener el cigarrillo electrónico alejado de los los menores.

Si estos fracasan, es probable que sean obligados a sacar los productos aromatizados del mercado, dijo la agencia.

Esas cinco marcas representan más del 97 por ciento del mercado de cigarrillos electrónicos de los EEUU, según datos de la FDA.

La agencia gubernamental está "reconsiderando un enfoque general del tema" después de una revisión de los datos preliminares sobre el uso de vaporizadores entre los jóvenes, dijo Scott Gottlieb de la FDA.

"Los adolescentes se están convirtiendo en consumidores habituales y la proporción de usuarios regulares está aumentando" advirtió Gottlieb.  "Vamos a tener que tomar medidas."

"Nadie puede observar estas estadísticas datos y decir que no hay ningún problema con esto", sentenció.

Las cuatro marcas que enfrentan el plazo de 60 días para demostrar que pueden mantener alejados a los menores son RJR Vapor Co.’s Vuse, Altria Group’s MarkTen, Imperial Grand’s blu y Logic.
Las cuatro marcas que enfrentan el plazo de 60 días para demostrar que pueden mantener alejados a los menores son RJR Vapor Co.’s Vuse, Altria Group’s MarkTen, Imperial Grand’s blu y Logic.

Más de 2 millones de estudiantes de secundaria, preparatoria y universidad usan estos dispositivos que funcionan con baterías recargables mediante USB para calentar la nicotina líquida y poder inhalar su vapor.

Los cigarrillos electrónicos son por lejos el producto de tabaco más popular entre los adolescentes: casi el 12 por ciento de los estudiantes de secundaria y el 3 por ciento de los estudiantes de preparatoria usaron el dispositivo en los últimos 30 días, según un encuesta en EEUU sobre el consumo de tabaco en jóvenes durante el 2017, publicada en junio de este año.

La advertencia aplica tanto para los fabricantes como para los vendedores de cigarrillos electrónicos. La FDA también dijo que ha enviado cartas de advertencia a 1.100 locales minoristas, incluidas populares tiendas en EEUU como 7-Eleven, Walgreens y estaciones de servicio Shell.

El sistema de Juul con los accesorios “pods” en varios sabores (The Washington Post / Bill O’Leary)
El sistema de Juul con los accesorios “pods” en varios sabores (The Washington Post / Bill O’Leary)

El Dr. Gottlieb dijo que vigilarán de cerca las operaciones al por mayor que se realizan por medio de los propios sitios web de los fabricantes, dado que estas podrían indicar la posterior venta ilegal de los dispositivos a los menores.

"Si las compañías no saben o no quieren saber sobre estas adquisiciones, nosotros estaremos allí para identificarlas por ellos" dijo Gottlieb. En caso de ser necesario, la FDA podría presentar cargos civil o criminales.

Los usuarios de cigarrillos electrónicos inhalan menos químicos tóxicos que los fumadores tradicionales, pero pueden ingresar a su organismo niveles más altos de nicotina que estos. La sustancia es notoriamente adictiva y presenta un riesgo para la salud de los adolescentes.

"El cerebro en desarrollo de los jóvenes es particularmente vulnerable a la adicción" aseguraron representantes de la FDA en un comunicado tras anunciar la nueva serie de medidas para contener la epidemia nacional.

Hasta el momento se han emitido 131 multas por vender cigarrillos electrónicos a menores.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: