Ejército de los Estados Unidos (Reuters)
Ejército de los Estados Unidos (Reuters)

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos informó este viernes que ha pospuesto para el año próximo el desfile militar que pidió el presidente Donald Trump y que estaba previsto para noviembre, coincidiendo con el Día de los Veteranos.

La decisión de aplazarlo llegó el mismo día en el que se filtró a medios estadounidenses que el costo del desfile ascendía a 92 millones de dólares, más de lo presupuestado inicialmente, aunque el Pentágono no ofreció una explicación oficial para el retraso.

Cuando la Casa Blanca anunció en febrero el deseo de Trump de realizar un desfile en Washington, el director de presupuesto dijo que costaría entre 10 y 30 millones de dólares.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump (AP)
El presidente de los Estados Unidos Donald Trump (AP)

"El Departamento de Defensa y la Casa Blanca han estado planeando un desfile en honor a los ex combatientes de los Estados Unidos. Originalmente elegimos el 10 de noviembre de 2018 para este evento, pero ahora hemos acordado explorar oportunidades en 2019", dijo en un comunicado el portavoz del Pentágono, el coronel Rob Manning.

Horas después, el presidente Donald Trump señaló en Twitter que el desfile había sido "cancelado" y que "quizás" podría hacerse el año próximo. Además, el republicano culpó a los "políticos locales" en Washington por preparar un presupuesto "ridículamente alto".

Sus declaraciones contrastaron con las del secretario de Defensa, James Mattis, quien había rechazado de plano las informaciones sobre la posibilidad de que el presupuesto para el desfile se haya disparado hasta los 92 millones de dólares.

"No he visto ninguna estimación por ese dinero y veo todos los presupuestos que pasan por el Pentágono", declaró el alto funcionario al grupo de periodistas que le acompaña en su gira por Sudamérica, minutos antes de aterrizar en su avión oficial en Bogotá.

El presidente francés Emmanuel Macron saluda a su país durante el desfile militar del Día de la Bastilla. Trump quedó impresionado por esta demostración (Reuters)
El presidente francés Emmanuel Macron saluda a su país durante el desfile militar del Día de la Bastilla. Trump quedó impresionado por esta demostración (Reuters)

Trump pidió en febrero al Pentágono que lo organizara después de quedar maravillado el año pasado, en París, con el desfile militar del 4 de julio, Día de la Bastilla, al que le invitó el presidente francés, Emmanuel Macron.

La idea era que el desfile, el primero de estas características en los Estados Unidos desde 1991, recorriera la avenida Pensilvania de Washington desde la Casa Blanca hasta el Congreso.

Según un documento preparativo obtenido en su momento por la cadena  CNN, el desfile debía estar compuesto por "solo vehículos con ruedas, no tanques" para así "minimizar el daño a la infraestructura local" de Washington, pero sí iba a tener un "fuerte componente aéreo", también con aeronaves antiguas.

El ex presidente George H. W. Bush durante el último desfile militar masivo de Estados Unidos, en 1991 y tras la victoria en la primera Guerra del Golfo
El ex presidente George H. W. Bush durante el último desfile militar masivo de Estados Unidos, en 1991 y tras la victoria en la primera Guerra del Golfo

Los Estados Unidos no organizan un desfile militar a gran escala desde junio de 1991, después de ganar la primera Guerra del Golfo y con George Bush padre en la Casa Blanca.

En esa ocasión, 8.800 militares desfilaron por el centro de Washington atrayendo a unos 200.000 espectadores, según indicó el periódico The Washington Post.

De hecho, los desfiles militares a gran escala en los Estados Unidos son algo poco habitual y reservados a celebraciones posbélicas.

Los desfiles militares suelen estar asociados a demostraciones de fuerza. En la foto, el presidente ruso Vladimir Putin (AFP)
Los desfiles militares suelen estar asociados a demostraciones de fuerza. En la foto, el presidente ruso Vladimir Putin (AFP)

Los hubo después de la guerra civil estadounidense, en 1865; una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, en 1919, y también en 1946, después de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando los Estados Unidos retiraron sus tropas de Irak en 2011, el Gobierno de Barack Obama no quiso organizar un desfile porque la guerra de Afganistán seguía su curso y había vidas estadounidenses en riesgo.

Tampoco los hubo después de las guerras en Corea y Vietnam, ya que no hubo una victoria de los Estados Unidos en esos escenarios.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: