Peter Buttigieg, junto a su pareja Chasten Glezman, a la salida de su casamiento
Peter Buttigieg, junto a su pareja Chasten Glezman, a la salida de su casamiento

El último sábado el alcalde de South Bend, una pequeña ciudad de Indiana, se casó con su novio. Salieron de la ceremonia en la catedral de St. James de la Iglesia Episcopal y se subieron a un auto descapotable de los cincuenta color cereza para participar del desfile anual LTGB en la Main Street entre amigos que no paraban de arrojarles arroz. Varias figuras de su partido, el Demócrata, lo acompañaron. Peter Buttigieg, de 36 años, más conocido acá en South Bend como "Mayor Pete", es una de las figuras ascendentes de la política estadounidense. En un ensayo que escribió para la revista Newyorker, el ex presidente Barack Obama lo nombró como uno de los posibles aspirantes a la Casa Blanca en las elecciones de 2020. La semana pasada, de acuerdo al prestigioso sitio Politico, fue considerado entre los nueve aspirantes demócratas con mayores posibilidades de suceder a Trump. Podría convertirse en el primer presidente gay de Estados Unidos.

Buttigieg no es un alcalde común del Rust Belt, el deprimido cinturón industrial de los estados del noreste donde las fábricas se oxidan y dejan a millones de personas sin trabajo. Es el único declarado homosexual entre los funcionarios de la conservadora Indiana. Se formó en Harvard y Oxford. Luchó como marine en la guerra de Afganistán. Tomó las riendas de ésta ciudad caída y la convirtió en una de las de mayor futuro del país. Y se hizo famoso por tomar medidas muy simples que reconvirtieron South Bend: hacer doble mano la calle principal y reconstruir los edificios más emblemáticos para revitalizar el downtown (centro); convertir en una atracción la pequeña cascada del río St. Joseph –que atraviesa la ciudad- con un espectacular juego de luces; mejorar la economía con la instalación de varias empresas de servicios; e integrar el campus la prestigiosa universidad de Notre Dame a los barrios de la ciudad.

Obama aseguró que Buttigieg es uno de los funcionarios demócratas con mayor proyección
Obama aseguró que Buttigieg es uno de los funcionarios demócratas con mayor proyección

"Sí, suena ridículo pensar en que alguien pueda llegar a la presidencia desde una alcaldía de una ciudad pequeña. Pero se necesita sangre joven y cerebros desarrollados para renovar la política estadounidense. Buttigieg cumple con estos requisitos", escribió un analista de Político, uno de los sitios web más influyentes de Washington. "Pete está destinado a ser una fuerza renovadora en el Partido Demócrata. No sé si llegará a candidato presidencial en estas próximas elecciones pero es muy joven y tiene tiempo para esperar su momento. Llegará", dijo David Axelrod, el estratega político que llevó a Obama a la Casa Blanca.

Buttigieg también conoce lo que sucede en América Latina. Hace dos años estuvo en Buenos Aires invitado por el sacerdote jesuita Rodrigo Zarázaga del centro de estudios CIASE para dar una serie de charlas en la Escuela de Liderazgo Político. En una entrevista que le hice al alcalde en ese momento dijo que "mi futuro político va a depender totalmente de lo que haga en la alcaldía de South Bend o donde esté. El verdadero poder se construye haciendo y atrayendo gente para que te acompañe en esa tarea. Llegar a la Casa Blanca o a la gobernación o lo que sea sólo es posible si mucha otra gente cree que puedes seguir creando progreso".

Peter Buttigieg y Chasten Glezman
Peter Buttigieg y Chasten Glezman

Esta zona del norte de Indiana, a una hora y media de Chicago y camino a los grandes lagos de Michigan y Canadá, era un páramo helado y antiguo pasaje de las tribus locales hacia el oeste. Por esa misma zona se desplazaron exploradores franceses e ingleses a fines del 1.600. Poco después aparecieron los cazadores que hacían fortuna con las pieles. En 1865, se instalaron tres grandes empresas peleteras y South Bend pasó a ser una ciudad. Para entonces ya estaba funcionando la universidad de Notre Dame fundada por la congregación católica de Los Hermanos de Santa Cruz que se había convertido ya en el corazón de la ciudad. Hoy, tiene un campus extraordinario: 136 edificios de estilo normando flotando en un parque de belleza y prolijidad extrema. Y un estadio de fútbol americano con capacidad para 80.000 personas que alberga a los Notre Dame Fighting Irish, ganadores de 13 títulos nacionales. Pero el gran motor de South Bend fue la fábrica de automóviles Studebaker que le dio prosperidad a la zona durante 70 años. Cuando cerró, en 1963, la ciudad se oxidó y la gente se fue a buscar nuevas oportunidades. Por otros sesenta años sufrió la crisis con una población cada vez más rural y conservadora. Hasta que los jóvenes demócratas formados por los curas franceses decidieron ocuparse del problema. Entre ellos apareció Pete Buttigieg para reconvertir el distrito.

Hijo de dos profesores de Notre Dame y algo parecido a niño prodigio. En su último año de secundaria, Buttigieg recibió la medalla de honor de manos de Caroline Kennedy por un ensayo que escribió sobre el presidente asesinado. Lo admitieron inmediatamente en Harvard. En 2004 salió graduado magna cum laude (las notas mas altas) en Historia y Literatura. Pasó por el Congreso de Washington como asistente de varios senadores y se fue con una beca al Pembroke College de Oxford. Volvió con un doctorado e ímpetu para hacer política. Le escribió los discursos al ex Secretario de Defensa, William Cohen, y participó en la campaña presidencial de John Kerry hasta que sintió que tenía que contribuir en la lucha antiterrorista y se enroló en la marina como oficial de inteligencia. Todavía es teniente de la reserva y puede ser llamado a las filas en cualquier momento.

Pete Buttigieg es alcalde de la ciudad de South Bend, en Indiana
Pete Buttigieg es alcalde de la ciudad de South Bend, en Indiana

Eso fue exactamente lo que ocurrió en 2013 cuando ya era el alcalde de South Bend y fue convocado para una misión en Afganistán. Dejó el puesto al vicealcalde y luchó durante siete meses en la frontera con Pakistán. Había ganado las elecciones en el 2011 para convertirse en el jefe comunal más joven de una ciudad con más de 100.000 habitantes. Su primer medida fue reconstruir 1.000 edificios y casas en 1.000 días. Fue reelecto y cumplió con su promesa. Reparó y puso en valor 991 construcciones que estaban abandonadas antes del plazo que se cumplía en noviembre de 2015. Y hoy sigue renovando. El centro de South Bend está constituido por preciosos edificios de la época dorada industrialista transformados en oficinas, lofts y departamentos que pueden alcanzar fácilmente el valor de medio millón de dólares. Las casas históricas que hay a pocas cuadras de allí pueden ser vendidas en más de un millón. En junio de 2015 salió del closet públicamente con un ensayo en el South Bend Tribune y se convirtió en el primer funcionario gay declarado del medio oeste. En un pub irlandés, el Fiddler's Hearth de la calle principal de la ciudad conoció a Chasten Glezman, un maestro de una escuela Montesori. Fue con él con quien se casó el sábado ante 200 invitados. Glezman podría convertirse en el "primer marido" del primer presidente gay que ocupe la Casa Blanca.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: