Foto de Christopher Polk/Getty Images
Foto de Christopher Polk/Getty Images

Un nuevo libro del ex tenista y autor Steve Siebold promete develar los secretos que los multimillonarios que no heredaron su fortuna le inculcan a sus descendientes. Cuando el dinero no es un problema, suele suceder que muchos herederos de personas acaudaladas tienden a tomarse la vida a la ligera, debido a la falta de responsabilidades a la hora de crear un futuro para si mismos.

Luego de entrevistar a más de 1.200 millonarios, Siebold, quien a su vez es un hombre muy exitoso económicamente, decidió compaginar sus hallazgos en 160 capítulos cortos para que los padres lean junto a sus vástagos. El escritor destacó cinco consejos a tener en cuenta para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de la fortuna amasada por sus antecesores y logren aumentarla con el correr de los años.

En primer lugar el experto recomienda que los jóvenes practiquen un ejercicio a largo plazo mediante el cual podrán planificar su visión a futuro. La idea es que los niños escriban una carta a un amigo imaginario, pretendiendo que ya son adultos y han logrado alcanzar todos sus objetivos. Siebold asegura que esto los motivará a a trabajar duro para cumplir sus sueños. "Es una manera de poner a prueba sus emociones" dijo. "La gran premisa es que las personas no buscan poseer cosas por el objeto en si mismo. No desean la enorme casa, el automóvil lujoso o un gran trabajo sino buscan las emociones positivas asociadas a esos logros" agregó.

En segundo lugar el autor destaca la importancia de practicar deportes tradicionalmente asociados a gente de dinero, como el golf y el tenis. Siebold asegura que esto podría darle a los jóvenes un empujón a futuro dentro del mercado laboral, a diferencia de otras disciplinas más populares como el baloncesto o el béisbol. Las oportunidades de networking que se pueden llegar a generar en dichos ámbitos elitistas pueden resultar invaluables. "Esto puede sonar esnob y generar ciertos cuestionamientos, lo que es entendible. Pero hay que ir a los hechos, ciertos deportes están dominados por familias acaudaladas, por lo que las conexiones asociadas a su práctica pueden ser vitales" explicó. Siebold aclara que no es necesario forzar a los niños a practicar golf, pero al menos recomienda exponerlos a dichos deportes teniendo en cuenta las amistades que puedan forjar.

En tercer lugar Siebold destaca el hecho de nunca olvidar reír y pasar un buen momento, algo que muchos padres realmente exitosos olvidan fomentar entre sus hijos. El autor asegura que esto los volverá más abiertos a la creatividad y a nuevas experiencias. "Reducir los niveles de estrés, divertirse más y disfrutar cada momento dado que no solo se trata de criar a un nuevo millonario sino de aprender algo en el trayecto" explicó.

En cuarto lugar, el autor recomienda inculcar el valor de que los jóvenes tengan la versatilidad de poder estar conectados con distintos tipos de realidades. Siebold pone como ejemplo a los mercados, una verdadera obsesión de muchos norteamericanos. Si bien resulta fundamental tener conocimiento de lo que sucede en Wall Street, el autor aclara que para poder poseer una verdadera visión global y lograr entender las realidades de todo tipo de personas, también hay saber lo que sucede en la calle. ¿Qué piensan sobre la economía los dueños de pequeños comercios? ¿Qué reflexiones comparte el conductor de un Uber que pasa todo el día tras el volante  conversando con una infinidad de personas? "Es importante tener tanto una mirada macro como una local. Deberíamos buscar nuevas oportunidades en todos lados" explicó.

Por último Siebold alerta sobre el peligro de lo que denomina como el "pensamiento de microondas", la creencia de que los resultados aparecerán de forma instantánea en vez de gradualmente. Fiel a la visión marcada por las redes sociales del mundo actual, la satisfacción debe ser inmediata y si no se logra ver el fruto del trabajo en poco tiempo los jóvenes suelen frustrarse de forma muy rápida. "Todo tomará su tiempo, demandará mucho trabajo y no sucederá de la noche a la mañana". En definitiva, la estabilidad financiera a largo plazo es un proceso deliberado.

Adicionalmente, Siebold recomienda siempre inculcar a los más jóvenes la importancia de tratar a toda persona de forma educada, ser infinitamente curioso y destacar el valor de poder hablar públicamente de forma correcta.