Donald Trump: "No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años"

El presidente de Estados Unidos atribuyó el actual déficit comercial de su país a la necedad de las personas que los representaban. Washington impuso aranceles a más de 1.300 productos chinos y Beijing respondió con medidas similares

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos

En medio de anuncios cruzados de aranceles y barreras al comercio entre China y los Estados Unidos, el presidente Donald Trump aseguró este miércoles que los dos países "no están en una guerra comercial", ya que ese conflicto "se perdió hace muchos años, por la incompetencia de los representantes estadounidenses".

Tras anuncios y promesas en las últimas semanas con respecto al déficit comercial de los Estados Unidos con China, Washington divulgó el martes una lista de más de 1.300 productos chinos que se comercian actualmente por un valor de 50.000 millones de dólares y que pagarán un arancel especial.

El miércoles, China respondió con su propia lista de 106 artículos estadounidenses, también por un valor en comercio de 50.000 de millones de dólares, que serán gravados con el 25% de impuestos.

"No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años por la necedad, o incompetencia, de las personas que representaban a los Estados Unidos", dijo Trump en su cuenta de Twitter, cargando contra su predecesores. Es habitual que haga esto en referencia a la gestión de Barack Obama.

"Ahora tenemos un déficit comercial de 500.000 millones de dólares al año, al que se suma un robo de propiedad intelectual por 300.000 millones de dólares. ¡No podemos dejar que esto continúe!", agregó.

La amenaza de una posible guerra comercial, un conflicto en el que dos partes aumentan tarifas para intentar perjudicar el comercio del otro, entre las dos primeras economías del planeta estaba latente desde la victoria de Trump en las elecciones de 2016.

Ya en campaña, el mandatario republicano había condenado las presuntas "prácticas injustas" en comercio no solo de China, sino, también, de algunos de sus principales socios en Europa, como Alemania, en un contexto de fuerte déficit comercial de los Estados Unidos.

Pero las primeras medidas concretas llegaron este año, cuando Washington anunció a principios de marzo tarifas del 25% y del 10% para el acero y el aluminio, exceptuando a unos pocos países, y luego publicó el lunes su extensa lista de productos chinos arancelados.

"Cuando un país pierde miles de millones de dólares en comercio con casi todos los países con los que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", explicó Trump tras el anuncio del acero y el aluminio.

El mandatario Donald Trump y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto (Reuters)
El mandatario Donald Trump y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto (Reuters)

Reiterados pedidos al Congreso por leyes de frontera

En un segundo tuit, Trump volvió a pedir este miércoles al Congreso de los Estados Unidos por tercera vez esta semana que cambie las "leyes débiles" de la "era Obama", que regulan la frontera con México.

"Los demócratas se interponen en nuestro camino, quieren que la gente fluya en nuestro país sin chequeos previos… ¡CRÍMEN! Tomaremos acciones fuertes hoy", anunció el mandatario.

"Nuestras leyes de frontera son muy débiles, mientras que las de México y Canadá son muy fuertes. El Congreso debe actuar para cambiar estas leyes de la era Obama y de otro tipo, ¡AHORA!", precisó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR