El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó hoy formalmente la imposición de aranceles a las importaciones de acero del 25 % y del 10 % a las del aluminio, de los que quedan exentos por el momento México y Canadá. "No tomamos estas acciones por elección, sino por necesidad", indicó Trump en un acto en la Casa Blanca.

Además,  insinuó que Australia y "otros países" también podrían quedar exentos, giro que podría suavizar el efecto en el extranjero ya que socios comerciales han amenazado con represalias.

"Vamos a ser muy justos, vamos a ser muy flexibles pero vamos a proteger a los trabajadores estadounidenses como dije que haría en mi campaña", declaró el presidente.

En el acto, el mandatario estuvo acompañado por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence; el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, así como por un grupo de trabajadores y representantes del sector siderúrgico.

El proceso de anunciar los aumentos ha sido blanco de un debate intenso y discusiones caóticas dentro de la Casa Blanca, enfrentando a funcionarios de línea dura con defensores del libre comercio, como el saliente asesor de economía Gary Cohn, que abogan por una mayor flexibilidad para los socios comerciales de Estados Unidos.

"Tenemos que proteger y construir nuestras Industrias de acero y aluminio al mismo tiempo que mostramos gran flexibilidad y cooperación hacia aquellos que son verdaderos amigos y nos tratan justamente tanto en asuntos comerciales como militares", dijo el presidente en Twitter.

Con información de EFE

MÁS SOBRE EL TEMA: