Un perro contra una ardilla: la persecución que nunca imaginó el guionista de Jason Bourne

En Nueva York es común ver ardillas en los parques públicos. Este perro preferirá olvidar pronto su ridículo intento de cacería

Automóviles, camionetas, patrulleros, taxis y furgonetas a toda velocidad. Por cualquier ciudad. Sin importar peatones, límites, semáforos ni nada. Así son las feroces persecuciones que suelen verse en las películas estadounidenses, y sobre todo en la saga Bourne, donde la habilidad al volante del protagonista –Matt Damon– roza lo ficticio.

Sin embargo, una situación similar se vivió en un parque de Nueva York, donde un perro intenta desesperadamente atrapar a una veloz e intrépida ardilla que lo elude una y otra vez con una habilidad que indigna a los simpatizantes del can.

Una y otra vez el simpático roedor elude a su depredador cuyas intenciones no están del todo claras para la víctima. ¿Jugar o algo más? Por las dudas, el que parece jugar con él es la perseguida ardilla quien esquiva sus embates alrededor del tronco del árbol.

LEA MÁS:
La historia de cinco hermanos que se criaron juntos y morirán bajo el mismo techo 80 años después
Logró superar un trastorno alimenticio severo, ganó peso, "curvas" y salud, pero recibió despiadadas críticas
Sólo una de cada ocho personas puede encontrar al zorro a punto de cazar un ganso: ¿Está entre ellas?

TE PUEDE INTERESAR