La batalla por la Isla de la Serpiente

Ucrania está intensificando sus ataques contra la roca de importancia estratégica que Rusia tomó por asalto al inicio de la invasión

Una imagen satelital muestra una vista general de la Isla de la Serpiente, Ucrania, del pasado 12 de mayo. La isla se convirtió en una pieza clave en la guerra desatada por Rusia en Ucrania (Reuters)
Una imagen satelital muestra una vista general de la Isla de la Serpiente, Ucrania, del pasado 12 de mayo. La isla se convirtió en una pieza clave en la guerra desatada por Rusia en Ucrania (Reuters)

Para ser una roca del doble de tamaño que Alcatraz, la Isla de la Serpiente ha desempeñado un papel sorprendentemente importante en la guerra de Ucrania. La fortaleza fue un objetivo desde el primer día, cuando el buque insignia ruso del Mar Negro, el Moskva, llegó a sus costas para pedir la rendición de su pequeño puesto de guardia. La famosa y descortés negativa de la guarnición se convirtió en un grito de guerra para el país. A su vez, el hundimiento del Moskva en abril hizo que la roca adquiriera un nuevo significado defensivo para los buques rusos en el Mar Negro. En los días siguientes al hundimiento, la isla se fortificó con nuevos sistemas antiaéreos, de misiles y de radares. Ucrania respondió cuando pudo, utilizando lo que pudo: aviones de combate, drones Bayraktar y misiles antibuque. Pero los rusos no cedieron.

Ahora Ucrania parece estar lanzando una nueva ofensiva para recuperar el control. El 20 de junio, un ataque de madrugada tuvo como objetivo la isla y las plataformas de gas cercanas que, al parecer, Rusia ha estado utilizando como estación de radar y vigilancia. Las explosiones fueron tan fuertes que despertaron a los residentes de Vylkove, el asentamiento más cercano, a 35 km de distancia en tierra firme. Nikolai Izotov, que vive allí, dice que escuchó más de una docena de fuertes golpes procedentes de la dirección de la roca a las 4.30 de la madrugada. “Estamos acostumbrados a las noches de insomnio, pero esto fue algo nuevo”, dijo. Natalya Gumenyuk, portavoz del Mando Sur de Ucrania, confirmó la existencia de una “operación en curso” en la isla, pero no quiso dar detalles. En los días posteriores, Ucrania ha intensificado los ataques, golpeando la roca con nueva artillería de largo alcance. La feroz respuesta de los rusos, que apuntan a Odessa con docenas de misiles de largo alcance, sugiere que no están contentos.

La Isla de la Serpiente, conocida en ucraniano como Zmiinyi, está a sólo 45 km de Rumania, miembro de la OTAN. Su ubicación con vistas al delta del Danubio y a los canales de navegación hacia Odessa y otros puertos del Mar Negro la convierten en un premio estratégico. También podría servir como cabeza de puente para un ataque anfibio a Odessa, a unos 140 km de distancia. Rusia ya ha establecido una estación de reconocimiento con un grupo de comandos marinos de la 388ª división, dice Andrii Ryzhenko, un antiguo capitán de la marina ucraniana que ahora trabaja en el Centro de Estrategias, un grupo de expertos de Kiev. La principal tarea de la unidad es reunir información y llevar a cabo la subversión, dice, “pero no han cancelado los planes de desembarco”.

La costa alrededor de Vylkove se ha planteado desde hace tiempo como una posible primera parada para cualquier ataque anfibio a Odessa. El ejército ucraniano cerró esta semana el acceso a varias islas que rodean la ciudad, por razones que no reveló. Las islas habían sido una fuente de subsistencia para algunos de los habitantes, cada vez más empobrecidos, que se dirigían allí para recoger manzanas, higos, uvas y bayas. La prohibición ha contribuido a crear un ambiente tenso en la ciudad. “Vemos esos enormes barcos y nos imaginamos los horrores de un millar de soldados rusos desembarcando en nuestra costa”, dice Izotov. Bromea diciendo que está personalmente preocupado, ya que tiene una bodega llena de vino casero y alcohol ilegal. “Ya sabes lo borrachos que son”.

Ucrania ha lanzado varias incursiones audaces en la isla ocupada por Rusia desde el hundimiento del Moskva. La más audaz se produjo en mayo, cuando los ucranianos utilizaron una combinación de aviones de combate y drones Bayraktar para destruir barcos de desembarco y un helicóptero. Luego hubo una larga pausa, hasta el 17 de junio, cuando se informó del aparente hundimiento de un buque de suministro y remolcador de rescate ruso, el Vasily Bekh. Los medios de comunicación locales afirmaron que el buque fue alcanzado por dos misiles antibuque occidentales, y que estaba en medio de la descarga de un sistema de defensa aérea de Tor que no pudo o no se había instalado para protegerse del ataque. Informes no confirmados sugieren que había hasta 33 hombres a bordo.

Las imágenes por satélite sugieren que Rusia sigue manteniendo una fuerte presencia en la isla. Brian Ramsey, el seudónimo de un ex oficial del ejército británico que ha estado monitoreando esas imágenes y otros datos de inteligencia, dice que los barcos rusos han estado abasteciendo a la isla al menos una vez a la semana, normalmente por la noche. “Los viajes se suelen hacer los miércoles y los jueves, dependiendo del barco que se necesite para trasladar el equipo”, dice. Una fotografía de satélite fechada el 14 de junio muestra nuevos sistemas de trincheras, fortificaciones, redes de camuflaje, almacenamiento de combustible, vehículos militares, radares y una docena de sistemas de defensa aérea de corto alcance. Imágenes más recientes muestran daños importantes en al menos tres lugares.

Al igual que en otros escenarios de la guerra, la batalla por la Isla de la Serpiente podría reducirse a la logística: qué bando es capaz de llevar primero el equipo adecuado al lugar correcto. Rusia ha estado en una posición más fuerte durante la mayor parte de la guerra. Pero Ucrania está empezando a recibir algunos sistemas avanzados de artillería occidental y cohetes de largo alcance. Estos son móviles, precisos y tienen un alcance suficiente para atacar la isla desde el continente. Permiten a Ucrania atacar sin arriesgar los cazas que le quedan, como hizo el 20 de junio. El primer ataque con estas armas tuvo lugar la noche del 26 de junio. Ucrania afirma haber destruido un sistema de defensa aérea ruso, aunque las condiciones de nubosidad han dificultado la evaluación de los daños.

Ucrania no tiene prisa por volver a poner sus fuerzas en la roca; simplemente espera hacer imposible que Rusia haga algún uso de la isla. “Con su superioridad en el aire y con los barcos del Mar Negro, es más fácil para ellos matarnos en la Isla de la Serpiente que para nosotros matarlos a ellos”, dice el Sr. Ryzhenko, antiguo capitán ucraniano. Pero por eso, añade, obligar a los rusos a abandonar la isla sólo será el principio de una larga historia. “Tenemos que hundir sus barcos si queremos tener una oportunidad”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR