Los triunfos del feminismo en Rusia 2018: de la conciencia a la primera vez de relatoras, hinchas y dirigentes

El movimiento feminista se filtró en el temario mundialista. Hubo resoluciones afines a sus reclamos e historias de mujeres que se ganaron un espacio en un ámbito dominado por los hombres

Mujeres en un estadio de fútbol en Irán, una situación que se vuelve a ver luego de 39 años de prohibición. Presenciaron en el estadio Azadí de Teherán la derrota por 1 a 0 ante España (Reuters)
Mujeres en un estadio de fútbol en Irán, una situación que se vuelve a ver luego de 39 años de prohibición. Presenciaron en el estadio Azadí de Teherán la derrota por 1 a 0 ante España (Reuters)

El feminismo es un movimiento heterogéneo. Brega por la igualdad de derechos y el reconocimiento de las capacidades de las mujeres desde batallas culturales, sociales, políticas, integrales. En el fútbol, en el Mundial de fútbol, la cita deportiva más importante en el calendario, la coyuntura se corporizó. Hubo triunfos feministas en Rusia 2018. Las conquistas de las mujeres en áreas históricamente reservadas para los hombres, síntomas de una apertura y valoración, atestiguan cómo la agenda feminista intercedió en el temario mundialista.

El empoderamiento femenino combatió al patriarcado futbolero en la Copa del Mundo. Y se llevó al menos tres triunfos en su lucha por empatar derechos y reconocimientos. La ola del feminismo global intervino en la naturaleza de un Mundial y lo interpeló. La propia FIFA ordenó a la televisación y a las cadenas de retransmisión que no prioricen la sensualidad de las mujeres en los enfoques a las tribunas. "Hemos registrado 30 casos de sexismo, la mayoría a mujeres rusas que fueron abordadas por parte de aficionados de otros países, y hubo otros 15 casos de acoso a periodistas", informó Piara Powar, director ejecutivo de FARE, la entidad encargada de monitorear la discriminación y el racismo en el fútbol.

O los sucesos de notoriedad pública, como el caso del argentino Néstor Fernando Penovi, que inspiró el reproche de la embajada de Rusia en la Argentina y la solicitud del Ministerio de Seguridad de La Nación de retirarle la acreditación para ingresar a un estadio. Penovi fue el autor de un video en el que una ciudadana rusa de quince años es víctima de una broma procaz y sexista. El video generó un repudio inmediato y común, y la expulsión de Penovi del Mundial.

Hace seis años que Iva Olivari es la jefa del equipo croata. En Brasil 2014 tuvo que presenciar los partidos desde la tribuna
Hace seis años que Iva Olivari es la jefa del equipo croata. En Brasil 2014 tuvo que presenciar los partidos desde la tribuna

La historia de Iva Olivari tal vez asevere que las mujeres no son elementos decorativos en el mundo del fútbol. La "tía Iva" es la jefa del equipo croata. Adquirió notoriedad por sentarse junto a los suplentes y al cuerpo técnico liderado por Zlatko Dalic. Es la primera vez que una mujer integra el banco en el marco de un Mundial de fútbol masculino. La rareza dignifica su aporte. Es una ex tenista profesional que trabaja en la Federación de Croacia desde 1992. Cuando Davor Suker asumió la presidencia de la entidad rectora del fútbol en 2012, dispuso a Olivari como gerenta del seleccionado: es la encargada de coordinar los viajes, de organizar traslados, entrenamientos, partidos, organizar la logística y establecer comunicación con la FIFA. Con su gestión y su experiencia penetró en el seno del plantel, que la bautizó "tía".

En el Mundial de Brasil 2014, su lugar estuvo en la tribuna. Recién pudo presenciar los partidos desde dentro de la cancha dos años después, en la Eurocopa. En Rusia 2018 recibió la autorización para integrar el banco de suplentes del equipo croata. En su trayectoria, reconoció que debió enfrentar los dogmas de una actividad de raíz machista. "El hecho es que vivimos en una comunidad bastante tradicional, donde el fútbol es un deporte predominantemente masculino, pero desde hace mucho tiempo percibí que la única manera de cambiar eso era arremangarse las mangas y trabajar", analizó Iva Olivari.

La historia de la gerenta de Croacia podrá ser inspiracional. Una mujer en el banco de suplentes de una selección en un mundial resignifica la escena global del fútbol. Su presencia diversifica e instruye: ya no será noticia la aparición de otra mujer en una misma situación. Comparte la cualidad de primeriza con las otras dos victorias de las mujeres en Rusia 2018.

El 20 de junio de 2018 hubo un avance de dimensiones épicas en Irán. El día en que se jugó uno de los partidos más importantes en la historia de fútbol iraní, el día en que España venció por 1 a 0 por la segunda fecha del Grupo B, culminó la prohibición del ingreso de mujeres a un estadio. Con el interés por descomprimir la presión social del régimen de Hasan Rohani, las autoridades habilitaron el acceso al estadio Azadí de Teherán sin distinción de género.

Por primera vez en 39 años, hombres y mujeres pudieron compartir las tribunas en un estadio de fútbol  en Irán (Reuters)
Por primera vez en 39 años, hombres y mujeres pudieron compartir las tribunas en un estadio de fútbol  en Irán (Reuters)

La fotografía de mujeres en una cancha de fútbol en Irán es de impacto cultural. Que ambos sexos compartieran la misma tribuna de un estadio fue un episodio inédito en las últimas cuatro décadas. La decisión incitó la reacción de los sectores ultraconservadores que se manifestaron en las puertas del estadio en contra de la medida. La prohibición de las mujeres en el fútbol rige desde el triunfo de la Revolución Islámica de 1979. El argumento oficial para proscribir al público femenino de los estadios es la teórica atmósfera violenta y lenguaje soez de los hinchas.

Algunas mujeres se exponen a ser detenidas al asistir a los estadios disfrazadas de hombres, con gorros, pelucas y barbas postizas. La televisión pública tiene los derechos de transmisión de los partidos del mundial. Lo que sucede en Rusia se ve diez segundos después en Irán. No es un retraso de logística o comunicación: obedece a una manipulación de las imágenes. La transmisión edita las partes en las que se ven mujeres, especialmente mujeres iraníes, y son reemplazadas por cortes televisivos previos.

Mujeres iraníes el miércoles en el estadio Azadí de Teherán, donde pudieron seguir el partido entre su selección y España a través de una pantalla gigante (Reuters)
Mujeres iraníes el miércoles en el estadio Azadí de Teherán, donde pudieron seguir el partido entre su selección y España a través de una pantalla gigante (Reuters)

Hubo euforia y celebraciones en las redes sociales cuando finalmente las autoridades garantizaron el ingreso del público femenino al estadio donde se proyectó el duelo entre Irán y España. El propio capitán español, Sergio Ramos, se hizo eco de la noticia y festejó la apertura. Tuiteó: "Ellas son las que ganaron esta noche. Esperemos que sea la primera vez de muchas". En los tribunas hubo pancartas que, traducidas, decían: "No prohíban a las mujeres" y "Apoya a las mujeres iraníes para asistir a los estadios".

Hubo público femenino en estadios iraníes después de décadas de proscripción, y hubo en los estadios de Rusia 2018 otra primera vez para las mujeres. Philippe Coutinho marcó su primer gol en un Mundial a los 20 minutos del primer tiempo en el debut de Brasil ante Suiza. Fue el bautismo mundialista de Isabelly Morais, la primera mujer que relató un gol brasileño en una transmisión en directo de una Copa del Mundo.

Es una de las voces que Fox Sports Brasil envió a Rusia. Su debut fue en realidad en el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita. "Fue muy importante haber entrado a la historia de la narración femenina, me alegro de haber relatado cinco goles en mi estreno", expresó. Otra conquista más de las mujeres en el fútbol. El comienzo de una transformación cultural. A la espera de nuevas próximas primeras veces.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR