Pep Guardiola es conocido por ser una persona extremadamente dedicada al trabajo. Muchas veces calificado de "obsesivo", el entrenador no pierde chance para volcar los conceptos hacia sus dirigidos. Una muestra de eso pudo verse este sábado, tras la consagración del Manchester City en la FA Cup.

Una vez consumada la aplastante victoria por 6-0 en la final ante Watford, se desató el delirio entre los jugadores y el cuerpo técnico del elenco "Ciudadano" en el campo de juego del estadio de Wembley. Pero, en plena fiesta, Guardiola se acercó a Raheem Sterling (autor de dos tantos en la aplastante goleada) y comenzó a darle indicaciones. El delantero escuchó atentamente las palabras del entrenador y el intercambio terminó con una sonrisa y un saludo entre ambos.

Horas más tarde, Sterling reveló detalles del diálogo que mantuvo con el entrenador catalán. "Me dijo que no tendría que haber tratado de robarme ese primer gol", escribió en su cuenta de humor. La frase hace alusión a la jugada de la segunda conquista del City, en la que Gabriel Jesús disparó al arco y el inglés intentó empujar la pelota casi sobre la línea. Finalmente, el árbitro le otorgó el tanto al brasileño.

Justo antes, el atacante había publicado una foto junto a Gabriel Jesús, con la frase: "Miren que feliz está Gaby de celebrar su mi primer gol". Y tachó la palabra "Su".

Pese a que no pudieron alcanzar su principal objetivo de ganar la Champions League, el Manchester City hizo historia al alzarse como el único equipo masculino de la Premier en conseguir los tres torneos domésticos de la temporada. Previamente, había ganado la Community Shield a comienzos de esta campaña.

De esta manera, el elenco "Ciudadano" cerró la temporada con 15 triunfos consecutivos en competiciones inglesas. Además extendió su dominio sobre el Watford sobre el que se impuso en los últimos 11 duelos jugados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: