El Manchester City es bicampeón de la Premier League pero el proyecto global tiene varias fisuras (REUTERS/Toby Melville)
El Manchester City es bicampeón de la Premier League pero el proyecto global tiene varias fisuras (REUTERS/Toby Melville)

El City Football Group vivió, en el pasado fin de semana, sentimientos encontrados. Casi a la misma hora, festejaba el título de bicampeón de la Premier League inglesa con el Manchester City, dirigido por Josep Guardiola, mientras que sufría el descenso de otro de sus equipos, el Girona, en la Liga Española, cuya cara visible es Pere Guardiola, el hermano del reconocido entrenador catalán.

Pocas horas después del festejado título del Manchester City, un punto por encima del Liverpool y con 98 puntos sobre 114 (en la temporada pasada llegó a los 100), comenzó a crecer la versión de que el equipo inglés podría perderse una de las próximas ediciones de la Champions League -que se le viene negando a Guardiola desde sus tiempos en el Barcelona, tras pasar también tres años en el Bayern Munich– por vulnerar las reglas del llamado 'Fair Play Financiero' de la UEFA, que impone un techo en los gastos anuales respecto de los ingresos.

La versión de una sanción para el Manchester City la lanzó días atrás el diario The New York Times, que sostiene que habría habido engaños en el manejo de los fondos del club a la Junta de Control Financiero de la UEFA con sede en Nyon, Suiza, a cargo del ex primer ministro belga Yves Laterme, aunque el club inglés acaba de emitir un comunicado en el que niega rotundamente estar implicado: "Algunos nos quieren hacer daño porque las acusaciones son completamente falsas. Hemos enviado un informe de nuestra situación a la Cámara de Investigaciones del Comité de Control Financiero de Clubes (CFCBIC) de la UEFA".

Las irregularidades financieras podrían dejar al Manchester City sin Champions League (REUTERS/Phil Noble)
Las irregularidades financieras podrían dejar al Manchester City sin Champions League (REUTERS/Phil Noble)

Desde hace tiempo que al Manchester City se lo vincula con lo que se dio en llamar 'Doping Financiero', término que instaló el ex entrenador del Arsenal por más de dos décadas, Arséne Wenger, para referirse a fondos que llegan a los clubes en forma disimulada y a través de empresas ligadas a Estados, como en este caso ocurre con Emiratos Árabes Unidos porque quien está a cargo del club, el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, es hermano de Jalifa, presidente de EUA y emir de Abu Dhabi, ciudad en la que abundan los pósters callejeros de los jugadores de los Citizens.

Es decir que detrás del Manchester City, y del City Football Group, hay un Estado. Y parte de la realeza controla la empresa Etihad, que da nombre al estadio de Manchester y patrocina la camiseta del equipo. Tanto el club como el grupo dependen del Abu Dhabi United Group (ADUG), propiedad del jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan, con sede central en Manchester y oficinas en Abu Dhabi, Londres, Nueva York, Melbourne y Tokio.

El City Football Group se fundó en 2008 para comprarle el Manchester City al ex primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra. Ni bien se hizo cargo del club, echó al entrenador Mark Hughes (un ex jugador galés del Manchester United y el Barcelona), tuvo una segunda etapa con el italiano Roberto Mancini,  y con una enorme inversión en jugadores justo antes de que llegara el control del 'Fair Play Financiero'.

También invirtió 10 millones de libras para su academia de Platt Lane, amplió la capacidad de su estadio a las 62.000 personas (el tercero de Inglaterra), tuvo un salto de calidad en su estilo de juego con la llegada del director técnico chileno Manuel Pellegrini, hasta que en la temporada 2016/17 llegó Guardiola.

El fichaje de Robinho fue uno de los primeros golpes al mercado que dio la gestión qatarí del Manchester City
El fichaje de Robinho fue uno de los primeros golpes al mercado que dio la gestión qatarí del Manchester City

En el primer año de la gestión qatarí, dio el gran golpe de autoridad cuando fichó al brasileño Robinho en 30 millones de euros en el límite del cierre del mercado de pases y al tercer año, ganó la primera liga con un recordado gol sobre la hora de Sergio Agüero, postergando al Manchester United. "Agüero, juro que no volverán a ver jamás algo así", se escuchó entonces de la voz vibrante de Martin Tyler, elegido como el mejor comentarista de la década por la Federación Inglesa (FA).

Cuando el italiano Mancini firmó su contrato en 2009 (luego tendría un sonado choque con Carlos Tévez, cuando éste, cansado de trotar en el calentamiento, se negó a ingresar como suplente ante el Bayern Munich por la Champions League), se supo a través de la revista alemana Der Spiegel, gracias a una investigación del sitio web 'Football Leaks', que el DT, en realidad, había firmado dos contratos paralelos, uno con el club y otro con la empresa Al Jazira Sport & Cultural Club. Es que a través de ADUG, el Manchester City le enviaba dinero a la empresa de comunicaciones Al Jazira, y hasta aparecía como puente un cuarto actor, la empresa Sparkglow Holdings, una sociedad offshore en la isla Mauricio.

Por si fuera poco, el City Football Group invirtió también en el equipo femenino del Manchester City desde 2012, aunque éste ya existía desde 2008, y acabó ganando la Copa Inglesa en 2014.

Sin embargo, todo el éxito que el Manchester City tiene en el fútbol inglés (si bien no logra alcanzarlo en Europa), no tiene el mismo correlato en el resto de países en los que el grupo fue adquiriendo clubes, y la cara más triste fue la del pasado fin de semana con el Girona, manejado en partes iguales de capitales (44,3% cada una) entre el City Football Group y el Girona Football Group, cuya cara visible es el agente de futbolistas Pere Guardiola, hermano del DT.

El Girona está al borde de perder la categoría en la Liga española (@GironaFC)
El Girona está al borde de perder la categoría en la Liga española (@GironaFC)

Si bien el 23 de agosto de 2017 representantes de los dos grupos presentaban la nueva asociación para manejar el Girona y sostenían que el objetivo era "mantener, afianzar y hacer crecer al Girona FC para convertirlo en un club consolidado en Primera División", dos años más tarde se encuentra al borde de la Segunda, casi sin chances de revertirlo porque no sólo necesita marcar siete goles en su último partido de Liga, sino que su competidor por la permanencia, el Celta de Vigo, debe caer como local ante un Rayo Vallecano que también descendió.

Amigo de los hermanos Guardiola y conocido de Ferrán Soriano, ex dirigente del Barcelona y ahora director general del City Football Group, Eusebio Sacristán, ex volante del recordado 'Dream Team' azulgrana de Johan Cruyff en los años noventa, fue convocado como entrenador luego de pasar por la Real Sociedad y en reemplazo de Pablo Machín, que tras su exitosa temporada 2017/18, emigró al Sevilla.

Lo extraño es que tras una buena primera rueda en la presente temporada (en marzo tenía 34 puntos en la Liga), y cuando venció como visitante en Madrid al Leganés todos dieron al equipo por salvado del descenso, se produjo un inexplicable derrumbe que ahora lo pone con un pie y medio en la Segunda categoría para la temporada 2019/20, con Eusebio llorando y pidiendo disculpas a los hinchas y la comisión directiva tras la derrota ante el Levante, en un año en el que el equipo le ganó al Real Madrid en el Santiago Bernabeu, al Valencia en Mestalla y al Villarreal en La Cerámica, y que empató con el Barcelona en el Camp Nou, pero que apenas ganó 3 partidos de 19 como local en el estadio municipal de Montiliví.

Si hay una particularidad en los equipos satélites del City Football Group es que salvo en el Manchester City, no suele hacer grandes inversiones en contrataciones de jugadores porque prefiere creer en su filosofía de fútbol de posesión de pelota y de apuesta por los jóvenes del club y acaso por esto mismo, en el pasado mercado de invierno europeo sólo llegó al Girona Raúl Carnero, procedente del Leganés. Esto generó cierto malestar entre los seguidores, cuando en el mercado anterior sólo habían regresado Douglas Luiz y Aleix García y contrataron a Patrick Robert, quien casi no fue requerido por el DT.

El Club Atlético Torque de Uruguay también fue adquirido por el City Football Group
El Club Atlético Torque de Uruguay también fue adquirido por el City Football Group

Algo demasiado parecido al Girona ocurrió en Uruguay, donde el City Football Group adquirió el Club Atlético Torque de Montevideo cuando estaba en Segunda y si bien consiguió llegar a Primera, no pudo mantenerse y volvió a descender.

El Torque era un club manejado por el empresario Raúl Aquino, quien lo había fundado con la idea de instalar en el Uruguay la filosofía del "fútbol-empresa". Se inscribió en la Segunda Amateur, avanzó a la llamada Segunda Profesional hasta que llegó a la Primera en 2016 y un año más tarde fue adquirido por el grupo de los Emiratos Árabes.

Torque, como el resto de los clubes del grupo, se ciñe a las directivas desde la oficina central y por ejemplo ya anunció que desde el 1 de julio, con el inicio de la nueva temporada europea, vestirá la indumentaria PUMA, porque es lo que ocurrirá en todo el mundo con los equipos del mismo dueño. El director deportivo es Luis Bruno, un ex dirigente de Nacional que se había alejado de esta entidad, y los equipos de Torque suelen ser muy líricos y a veces fueron duramente criticados por eso, por una cierta ingenuidad en sus planteos ultraofensivos, que más de una vez le hicieron perder puntos y lo llevaron al descenso.

Pero en Torque se mantienen firmes con la idea de respetar el juego de posesión y tampoco por eso quieren fichar jugadores y apuestan todo al desarrollo de sus divisiones inferiores y en el mejoramiento de los campos de entrenamiento.

Si el City Football Group tiene el 100% de las acciones del Melbourne City australiano y del Torque uruguayo, el 44,3% del Girona y el control total del Manchester City, también adquirió el 80% del New York City, el 20% del Yokohama Marinos japonés y últimamente, parte del Sichuan Jiuniu FC de China, que juega en la Ligue Two, la Tercera división del país, en la ciudad de Chengdu (provincia de Sichuan), con un estadio para 27.000 espectadores, y oficinas del club en Shanghái y Shenzhen.

La adquisición del Sichuan Jiuniu FC es parte de un acuerdo estratégico por el que China Capital Media-más de 700 empleados- compró el 13% de las acciones del ADUG. James Zhou, el gerente de Ubtech, el patrocinador, cuenta su idea: "Creemos que la tecnología innovadora de la inteligencia artificial puede potenciar la industria del fútbol y promover el desarrollo de una nueva industria y nos enfocaremos en esto en el futuro."

En Japón, el City Football Group decidió invertir en un club tradicional de la J-League, el Yokohama Marinos, que tuvo muchos argentinos en sus filas. La presentación se llevó a cabo el 20 de mayo de 2014, en sociedad con Nissan. Controlan el 20% de las acciones, aunque se cree que con empresas subsidiarias podrían llegar hasta el 39%. Sin embargo, por ahora el equipo se mantiene en la mitad de la tabla, sin descollar.

No muy distinto es lo que ocurre en Australia, donde adquirió el Melbourne City en 2014, cuando el club se llamaba Melbourne Heart, invirtiendo 12 millones de euros para llevarse el 80% de las acciones (el otro 20% se lo compró a un consorcio de empresarios del club australiano de rugby Melbourne Storm). Sin embargo, el Melbourne City cayó en las semifinales de los playoff, si bien no es tan difícil acceder a esta instancia porque en el total del torneo participan 10 equipos y los seis primeros pasan a la etapa de las definiciones.

Por ahora, el Melbourne City no ha podido conseguir muchas adhesiones entre el público. El club más popular de la ciudad sigue siendo el Melbourne Victory y se dice que en cada partido del City "se pueden contar más gaviotas que personas". La entidad no pudo retener a una de sus figuras, el delantero uruguayo Bruno Fornaroli y antes llegó a tener en sus filas al español David Villa, campeón mundial en Sudáfrica 2010.

Villa jugó en el Melbourne City en la temporada 2014/15 para luego emigrar al New York City, otro de los equipos del grupo. Esto suele ser habitual porque los jugadores suelen moverse entre los distintos equipos del consorcio en todo el mundo, y de hecho, si aparecen algunos destacados en los equipos satélites, terminan teniendo alguna chance en el Manchester City y al revés, si no son considerados jugadores para el campeón de la Premier League, suelen ser derivados a los equipos satélites.

El español David Villa jugó en el Melbourne City y en el New York City, dos equipos del consorcio
El español David Villa jugó en el Melbourne City y en el New York City, dos equipos del consorcio

En los Estados Unidos, el New York City cayó en los cuartos de final de la Major League Soccer (MLS) pasada luego de ser tercero en su conferencia. Comenzó a participar en 2015 y su primer director deportivo fue Zdenek Ondrasek, ex jugador del FC Dallas, y su primer entrenador, Jason Kreis, quien ya había ganado una Copa en la MLS y que en 2016 pasó a ser gerente de la Academia del Manchester City, en otro de los tantos pases desde un club a otro del mismo grupo. Al revés, el reconocido ex jugador francés Patrick Vieira, se mudó a Nueva York para administrar la entidad norteamericana del grupo.

Otro aspecto que opera entre los clubes del grupo, aunque mucho más al servicio del Manchester City, es lo referido a la aparición de innovaciones. Si, por ejemplo, algún rival de los equipos del City Football Group desarrolla alguna nueva estrategia en tiros libres o córners, ese video llega inmediatamente a Guardiola, en Manchester, para ser estudiado en posibles futuras aplicaciones en los partidos del Manchester City.

A tres años de su fundación, en 2017, el City Football Group ya disponía de 4.384 millones de libras y ya muchos especulan con la adquisición de más equipos por el mundo (en la Argentina se dijo que si se abría la ventana a la entrada de sociedades anónimas, podrían ir por alguna entidad).

Al menos así lo había dado a entender el presidente del grupo, Khaldoon Mubarak, quien sostiene que el grupo apunta a tener al menos un club por continente. En algún momento, el director Tom Glick sugirió que la próxima compra de acciones podría ser en la India, aunque no sea éste un país con tradición futbolera, y en algún momento también hubo un cortejo con el Cape Town FC sudafricano. Otros especularon con la compra del Saint Etienne en Francia, y el Estoril y el Boavista de Portugal y el 13 de julio de 2017 se llegó a anunciar que habían comprado al River de Ecuador, que pasaría a llamarse Guayaquil City FC pero esto jamás fue confirmado por el City Football Group y la fuente principal de la información, MKT Esportivo, eliminó el artículo.

Ferrán Soriano es una de las cabezas del City Football Group
Ferrán Soriano es una de las cabezas del City Football Group

Ferrán Soriano, una de las cabezas del grupo, prefiere aclarar bien los movimientos: "Creamos comunidades de fútbol conectadas globalmente. Nuestras decisiones se basan en que sean países con potencial de crecimiento, como Australia o los Estados Unidos. Allí el fútbol no es el deporte número uno, pero sí el que más crece. También debe ser una Liga estable. El último criterio es el futbolístico: se invierte donde hay talento."

Algunos ironizan con los gastos del Manchester City y el supuesto intento de escapar de las garras del 'Fair Play Financiero' de la UEFA.  Un periodista inglés escribió en estos días que si no se le pone un freno al equipo de Guardiola "se corre el riesgo de que los Citizens repitan aquella frase del mítico DT del Liverpool Bob Paisley: 'Hemos tenido años difíciles. Una vez salimos segundos'".

Mientras todo esto ocurre fuera de las canchas, el Manchester City buscará el póker de títulos de la temporada cuando se enfrente al Watford por la final de la FA Cup. De ganarla, la sumaría a la Premier League, la Supercopa inglesa y a la Copa de la Liga. Sólo le habrá faltado la Champions League, pero su dirigencia sostiene que hay que tener paciencia y que ya llegará, siempre con la misma filosofía. Ya lo dijo Guardiola: "Si me fue bien así, descarten la idea de que vaya a cambiar mi forma de pensar".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: