El Ibrox Stadium de Glasgow, Escocia, fue testigo de un llamativo episodio que se llevó a cabo a minutos del final del partido entre el Rangers y el Hibernian por la segunda fase de la Scottish Premiership en el que el arquero del equipo local protagonizó una de las patadas más desleales del fútbol.

El encuentro estaba llegando a su fin, y los dirigidos por la legendaria estrella inglesa Steven Gerrard vencían por 1-0 a su rival. Sin embargo, Allan McGregor no pudo contener sus malas intenciones y le lanzó una patada al delantero contrario por la espalda.

Lejos de hacerse cargo de sus actos, el arquero británico se tiró sobre el césped para simular una lesión que nunca existió. El árbitro no creyó su actuación y finalmente lo expulsó.

El arquero se fue expulsado del campo
El arquero se fue expulsado del campo

El encuentro estaba prácticamente sentenciado. El Glasgow Rangers tenía la victoria casi en el bolsillo y solo restaba que se juege el tiempo adicional para dar por terminada la jornada. Pero el experimentado arquero de 37 años tuvo una violenta reacción sobre el final, que pudo haber puesto en problemas a su equipo.

El conjunto local se quedaba con 10 jugadores tras la expulsión de McGregor, que, tras sacar el balón de su arco, le tiró una patada a la espalda del delantero, que intentaba molestar en el despeje. Afortunadamente, el golpe no llegó a destino con la fuerza necesaria, y Marc McNulty no tuvo lesiones.

El arquero simuló una lesión para no ser expulsado
El arquero simuló una lesión para no ser expulsado

Por su parte, el también arquero de la Selección de Escocia simuló una lesión inexistente. Para no ser expulsado por su reacción, comenzó a tomarse el tobillo y se dejó caer sobre el césped. Pero el árbitro no compró su actuación y decidió expulsarlo.

McGregor se levantó rápidamente y comenzó a explicarle lo que sucedió, hasta que finalmente se quitó los guantes y se marchó del campo. Un compañero suyo tuvo que sustituirlo, ya que no había más cambios.

Tras cumplirse el tiempo adicional, el Rangers pudo mantener la ventaja que había conseguido a los 41 minutos con el tanto de Jermain Defoe, y se llevó el triunfo que le sirve para no perderle pisada al líder, el Celtic, con 84 puntos, nueve más que ellos.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: