El plan de Messi para llegar afilado al Mundial de Qatar

El capitán de la Selección Argentina se preparó como pocas veces antes para los tres meses de competencia previos a Qatar 2022

Lionel Messi tiene el Mundial entre ceja y ceja (Foto: @PSG_espanol)
Lionel Messi tiene el Mundial entre ceja y ceja (Foto: @PSG_espanol)

Los hinchas del París Saint Germain y buena parte de la prensa francesa le desconfían de casi todo. Tras la consagración en la última Ligue 1, muchos periodistas galos dijeron -con tono de acusación- que no se prendió en los festejos de la misma manera que sus compañeros porque nunca terminó de sentirse parte del PSG. Los hinchas del conjunto parisino le apuntaron porque -afirman- rinde mejor y se siente más a gusto en la selección argentina que en su club. Hasta llegaron a silbarlo. Y ahora, que se preparó como pocas veces antes luego de las vacaciones, lo miran de reojo por otra cuestión: sostienen que le interesa más llegar en óptimas condiciones al Mundial de Qatar 2022 que destacarse en el PSG.

En realidad, algo de eso hay: a Messi se le va la vida por ganar el que podría ser su último Mundial. Jugará en Qatar con 35 años y solo él sabe si en Estados Unidos, México y Canadá 2026 le quedará cuerda para estar en otra cita mundialista. Pero el tema es cómo se formula o qué mirada se tiene de cada situación: después de todo, si Messi llega a Qatar en una condición futbolística óptima, el PSG seguramente disfrutará previamente de sus goles y sus genialidades.

Por lo pronto, ya lo hizo el último domingo, cuando anotó uno de los goles del equipo de la capital francesa en el 4 a 0 ante el Nantes, por la Supercopa de Francia. Es decir que, por carácter transitivo, esta preparación que desde su entorno califican de “fantástica”, seguramente será disfrutada por el PSG por carácter transitivo.

Messi tuvo una gran actuación en el primer título del PSG de la temporada (Foto: Reuters)
Messi tuvo una gran actuación en el primer título del PSG de la temporada (Foto: Reuters)

Con ese título de la Supercopa francesa, Messi llegó a 41 en toda su carrera y quedó a uno del brasileño Dani Alves, quien recientemente se incorporó a Pumas de México. Pero ese es otro cantar. El capitán de Argentina aprovechó como quería el mes de vacaciones que dispuso. Se dio el gusto de pasar unos días en su Rosario natal y luego, en las playas de Ibiza y Formentera, recargó por completo esas pilas que estaban algo gastadas de tanto trajín, con su equipo y con el seleccionado. Por caso, el año pasado estuvo más de cuarenta días concentrado con la Selección antes y durante la Copa América que le puso punto final a los 28 años sin títulos a nivel mayores para Argentina, nada menos que ante Brasil y en el Maracaná.

Ayer, ante Clemont y en condición de visitante, Messi disputó para el PSG la fecha inaugural de la Ligue 1. En los primeros días de septiembre será el turno de volver a jugar en la Champions League, el gran objeto de deseo del club francés tras la frustración gigante que significó la eliminación a manos del Real Madrid en los octavos de final de la última edición. El capitán de la Selección buscará parecerse al que se destacó frente al Nantes, cercano al mejor Messi, para que la puesta a punto para el Mundial sea también un disfrute para esos simpatizantes de su actual club que hasta ahora lo miraron de reojo. Ocurre que en su primera temporada estuvo alejado de su mejor versión: anotó once goles y dio catorce asistencias en los 34 partidos que jugó.

En el cuerpo técnico de la selección argentina entienden que la preparación de Messi para las grandes citas que se le vienen estuvo entre las mejores de su carrera, porque antes pudo disfrutar de un considerable tiempo de descanso y porque en el PSG realizaron un gran trabajo de acondicionamiento, con una gira por Japón incluida en la que el rosarino volvió a tener la mejor química futbolística con su amigo Neymar en los amistosos que jugaron ante Kawasaki Frontale, Urawa Reds y el Gamba Osaka.

Lionel Scaloni, el entrenador de Argentina, tiene previsto viajar en breve a París para estar cara a cara con el capitán de su equipo y preguntarle cómo está, cómo se siente, en fin, para mimarlo un poco a menos de tres meses para el arranque del Mundial. Lo mismo tiene pensado hacer Scaloni con el resto de los futbolistas que tiene pensado llevar a Qatar.

Que Messi tiene entre ceja y ceja al debut mundialista del 22 de noviembre ante Arabia Saudita es algo que a la Pulga no le interesa disimular en lo más mínimo. Cuando su amigo Luis Suárez llegó a Nacional de Montevideo, le mandó un saludo con esta frase: “Preparate, que falta poco para el Mundial”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR