Jayson Tatum, de Misuri a la selección estadounidense de basquetbol en Tokio 2020

El joven basquetbolista de los Celtics de la NBA, disputará sus primeros Juegos Olímpicos y formará parte del famoso “Dream Team”

Jayson Tatum tiene la gran tarea de cubrir la posición que dejó vacante LeBron James, la de alero. A sus 23 años está por disputar sus primeros Juegos Olímpicos  (Foto: Paul Rutherford/Reuters)
Jayson Tatum tiene la gran tarea de cubrir la posición que dejó vacante LeBron James, la de alero. A sus 23 años está por disputar sus primeros Juegos Olímpicos (Foto: Paul Rutherford/Reuters)

Nacido en San Luis, Misuri, Jayson Tatum, es uno de los jugadores a seguir en la competencia por el oro en baloncesto. Si bien el equipo norteamericano está plagado de estrellas o incluso leyendas como Kevin Durant; pero el caso de Tatum es distinto pues es una de las mayores promesas; no ha llegado el momento de su consagración, y en Tokio 2020 podría encontrarlo para que se consolide a nivel internacional, y sobre todo, que lo coloque como una estrella digna de ganar el anillo de campeón en la NBA.

La inspiración llegó desde la niñez, pues tenía un padre basquetbolista, Justin Tatum, quien defendió al equipo de la Saint Louis University, y aunque no viviera con él porque creció con su madre Brandy Cole, existía ese referente. La influencia familiar no terminaba en la línea directa, también su padrino fue un basquetbolista, Larry Hughes, mismo que estuvo 12 años en la NBA jugando para 10 equipos.

Por si no bastara crecer en un contexto con basquetbolistas como figuras cercanas, encontró más inspiración en Kobe Bryant, la leyenda de los Lakers de Los Ángeles. Si bien no determinó la misma posición, “Black Mamba” fue trascendente en su camino como basquetbolista.

Jason Tatum, en esa eliminatoria contra los Cavs, se volvió el jugador más joven de la historia (20 años y 61 días) en lograr durante cuatro encuentros de +20 puntos en las eliminatorias, marca que le pertenecía a su ídolo, Kobe Bryant (20 años y 272 días) (Foto: Troy Taormina/Reuters/ USA TODAY Sports)
Jason Tatum, en esa eliminatoria contra los Cavs, se volvió el jugador más joven de la historia (20 años y 61 días) en lograr durante cuatro encuentros de +20 puntos en las eliminatorias, marca que le pertenecía a su ídolo, Kobe Bryant (20 años y 272 días) (Foto: Troy Taormina/Reuters/ USA TODAY Sports)

El camino que ha atravesado comenzó en el instituto Chaminade College Preparatory School, en donde jugó 4 temporadas, consiguiendo en la última 29,6 puntos y 9,1 rebotes por partido, números que sin dudarlo, atraerían propuestas tentadoras de universidades, pero antes de ello participó en eventos importantes para los basquetbolistas de su categoría: el McDonald’s All-American Game, el Jordan Brand Classic y el Nike Hoop Summit.

Posterior a esto, el alero tuvo que dar el paso a la categoría universitaria, y lo hizo nada más y nada menos que con la Universidad de Duke: un equipo con tradición y semillero de grandes figuras del baloncesto como lo son, Kyre Irving, Jonathan Clay Redick o la más reciente figura Zion Williamson. Su decisión de jugar para los Blue Devils vino acompañada de únicamente 29 partidos en los que logró acumular las siguientes estadísticas: 16,8 puntos, 7,3 rebotes, 2,1 asistencias, 1,3 robos de balón y 1,1 tapones por partido.

Avanzar en su carrera implicaba declararse elegible para el Draft de la NBA; algunos jugadores esperan a cumplir el plazo de elegibilidad con las universidades, pero Tatum no lo hizo. Una vez acabada su primera temporada (la 2016-2017) se declaró elegible sin importar sus 3 posibles años restantes con Duke.

Tatum se convirtió en el tercer jugador en conseguir al menos 900 puntos en los Playoffs de la NBA sin haber llegado a los 23 años. Esto solo lo había logrado Kobe Bryant y LeBron James (Foto: CJ Gunther/EFE)
Tatum se convirtió en el tercer jugador en conseguir al menos 900 puntos en los Playoffs de la NBA sin haber llegado a los 23 años. Esto solo lo había logrado Kobe Bryant y LeBron James (Foto: CJ Gunther/EFE)

Era el momento, ciertamente los clubes ponían sus ojos en la joven estrella de una institución prestigiosa como Duke. Fueron los Celtics de Boston quienes, buscando rejuvenecer la plantilla y gestar un nuevo proyecto, eligieron a Jayson Tatum en el 3 pick de la primera ronda: solo los jugadores Markelle Fultz y Lonzo Ball estuvieron por encima de él, este último fue seleccionado por los Lakers.

La primera temporada con el cuadro del trébol fue tan buena que incluso estuvo nominado a ser el mejor novato del año, e incluso pudo conseguirlo, pero quedó detrás de Donovan Mitchell y Ben Simmons en las votaciones, aunque no ganó, se puso en el radar. En los Playoffs de 2018 le esperaba una prueba de fuego, vencer en las finales de conferencia a los Cavaliers de LeBron James. No logró la gesta, pero pudo romper un récord de puntos individual.

Tatum con sus 2,03 metros tiene una responsabilidad grande sobre sus hombros: cubrir el hueco que dejó el alero estrella, LeBron James no es para cualquiera, pero seguramente la estrella de los Celtics podrá con la tarea. A sus 23 años tiene una oportunidad de oro para ir haciéndose de un lugar en la historia del baloncesto norteamericano si se desempeña de forma correcta en Tokio 2020 y contribuye al Dream Team a ganar la medalla dorada.

SEGUIR LEYENDO: