Una figura de Europa alquiló una vivienda y les compró comida a trabajadores en situación de calle

Keita Baldé, actual jugador del Mónaco francés, tuvo un gesto solidario con los temporeros, los empleados que trabajan en la recolección de frutas en Cataluña

Baldé le dará un lugar donde vivir a los temporeros de Cataluña (REUTERS/Eric Gaillard)
Baldé le dará un lugar donde vivir a los temporeros de Cataluña (REUTERS/Eric Gaillard)

Uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus fue España. Más allá de la grave crisis sanitaria que vivió con más de 200 mil contagiados y una cifra de muertos que superó las 20.000, ya cumplió 48 horas sin nuevos decesos por COVID-19. Frente a este escenario, la economía del país ibérico se vio duramente afectada y por dicha razón muchas personas perdieron sus empleos y quedaron en la calle.

Uno de los casos más impactantes de la actualidad lo están sufriendo los temporeros de la campaña de fruta en Cataluña. Muchos de ellos, una vez que finalizan su jornada laboral, no tienen residencia y duermen en el casco histórico de la ciudad de Lleida. Ante dicha situación, una de las figuras del Mónaco francés y oriundo de Arbucias, una localidad catalana, tuvo un gesto solidario para con 90 trabajadores desamparados.

Keita Baldé, nacido en España pero de padres senegaleses, alquiló una residencia para darle vivienda a los trabajadores de la campaña de fruta. “He querido ayudar a los temporeros. Estaban en la calle, sin comida y sin nada. Trabajan 12 horas al día, no paran. La mayoría son senegaleses y he querido hacer lo que está en mis manos para facilitarles su estancia”, explicó el delantero que milita en uno de los equipos más importantes de Francia a través de un vivo en su cuenta de Instagram.

Además de encontrarles un lugar para vivir, Baldé también se hizo cargo de comprarles ropa y alimentos a los trabajadores en situación de calle, al mismo tiempo que denunció las dificultades que enfrentó para encontrar ubicación para unos 200 temporeros en hoteles de la ciudad.

“Para alquilar una vivienda te crean problemas. Aunque tengas todos los recursos y todos los papeles, te ponen problemas. La situación habla por sí sola”.

Keita Baldé es figura en el Mónaco, de Francia (REUTERS/Eric Gaillard)
Keita Baldé es figura en el Mónaco, de Francia (REUTERS/Eric Gaillard)

Frente a la situación, el futbolista de 25 años tuvo que utilizar su condición de figura y de origen catalán para que le den la posibilidad de rentar un hogar para que los trabajadores puedan vivir mientras no están cosechando. “He tenido que salir a la luz para conseguir un sitio donde hospedarlos: he dado garantías, incluso la posibilidad de pagar por adelantado. No busco una guerra social o moral, ni de raza, ni de orígenes.Yo busco soluciones para ayudar a estas personas. Espero que en Lleida nos faciliten las cosas”, explicó en las redes sociales.

Luego de las tratativas que lideró Baldé y que contó con el apoyo de la activista local Nogay Ndiaye, encargada de hacer las gestiones para encontrar residencia, un edificio deshabitado de tres plantas se convertirá en la casa de estos trabajadores de la campaña de la fruta que estaban sin alojamiento hasta septiembre próximo.

Más allá de su actitud solidaria, el hispano-senegalés es una extremo reconocido en el fútbol europeo y de gran trayectoria. Después de formarse en La Masía del FC Barcelona, el jugador tuvo un acto de indisciplina que desencadenó su alejamiento del equipo culé. Tras ser cedido al Unió Esportiva Cornellà, la Lazio adquirió su pase. En el fútbol italiano deslumbró a propios y extraño hasta que, luego de cuatro temporadas, en 2017 el Mónaco pagó 32 millones de euros por su pase. Jugó cedido una campaña en el Inter y ahora es una de las piezas fundamentales del conjunto francés.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Escándalo en Brasil con un ex jugador de River: organizó tres fiestas, tenía coronavirus y ahora todos quedaron en cuarentena

Lionel Messi “apagó” sus redes sociales para repudiar el asesinato de George Floyd

MAS NOTICIAS