“El Hijo del Santo” lo describió como un carismático luchador, capaz de hacer que la gente lo quisiera como rudo y como técnico (Foto: Cuartoscuro)
“El Hijo del Santo” lo describió como un carismático luchador, capaz de hacer que la gente lo quisiera como rudo y como técnico (Foto: Cuartoscuro)

"El Perro Aguayo" es uno de los más emblemáticos exponentes en la historia de la lucha libre mexicana. Nació el 18 de enero de 1946 en Nochistlán de Mejía, Zacatecas, y recién murió hoy a los 73 años en Tala, Jalisco.

"Fue un gran luchador, un gran rudo, de esos rudos que ya no hay", describió "El Hijo del Santo", conmovido por la muerte de Aguayo. "Era muy carismático, lo quería mucho la gente como rudo y como técnico, qué triste que ya no está con nosotros, hizo una gran carrera luchística".

Pero antes de convertirse en luchador trabajó en diversos oficios para sobrevivir, como zapatero -lo que explica su gusto por las botas excéntricas-, panadero y boxeador, porque el contacto y la rudeza siempre estuvieron presentes en su vida.

Aguayo Damián supo ganarse el cariño de la gente (Foto: Facebook)
Aguayo Damián supo ganarse el cariño de la gente (Foto: Facebook)

Pedro Aguayo Damián comenzó su carrera en el pancracio nacional el 10 de mayo de 1970 bajo la tutela de Cuauhtémoc "El Diablo" Velazco. 

En 1975, su fama de rudo y peleador salvaje se catapultó cuando destrozó la máscara de "El Santo" y le propinó una paliza inolvidable, que pasó a ser uno de los episodios más memorables en la historia de esta disciplina.

"'El Perro' está entre los mejores rudos, en cuestión de rudezas y de carisma. Fue uno de los mejores, tal vez de los mejores que he visto y hasta la actualidad. Ya no hay de esos rudos", apuntó "El Hijo del Santo". 

Así dio a conocer la muerte del luchador su familia (Foto: Captura de pantalla de Facebook)
Así dio a conocer la muerte del luchador su familia (Foto: Captura de pantalla de Facebook)

Aguayo también desenmascaró a gladiadores de la talla de Stuka, Máscara Año 2000 (en la primera edición de Triplemanía de AAA en la Plaza de Toros México), Texas Rangers (haciendo pareja con Ringo Mendoza), Konnan, El Globo Humano, Diablo Rojo, y Black Power I (haciendo pareja con Villano III), El Desertor y Hombre Montaña, desempeñándose en los bandos rudo y técnico.

"Estoy muy agradecido con 'El Perro' porque cuando él ya era una gran estrella en el Toreo y yo empezaba, para mí era difícil subir de una tercera lucha a una estelar y realmente como sucede en los toros, quien me dio la alternativa fue el Perro Aguayo", afirmó El Santo Jr.

Al lado de Konan formó una de las parejas más famosas de la empresa AAA, especialmente recordados son sus combates contra Los Hermanos Dinamita (Cien Caras, Máscara Año 2000 y Universo 2000) con quienes tenía una rivalidad que marcó época. 

Su atuendo lo hizo inconfundible (Foto: Twitter)
Su atuendo lo hizo inconfundible (Foto: Twitter)

"Hacían como querían al público, si querían que se enojara lo lograban enardecer y si se querían echárselo a la bolsa también lo sabían hacer", recordó el heredero del "Enmascarado de Plata".

Como otros luchadores de la talla de El Santo, Blue Demon o Mil Máscaras, también filmó películas: "Los Justicieros" y "El Ángel del Silencio", son dos de los filmes en los que participó. 

Finalmente, Aguayo Damián se retiró de la lucha libre en 2001 en su natal Zacatecas, donde enfrentó a Universo 2000, uno de sus rivales más importantes. Sin embargo, perdió dicha batalla y lo pagó con lo más honorable que tiene un luchador no enmascarado: la cabellera. 

Hasta figurillas de acción hicieron de él (Foto: Twitter)
Hasta figurillas de acción hicieron de él (Foto: Twitter)

Todavía tuvo fuerzas para regresar del retiro y cobrar revancha, haciendo pareja con su hijo, fallecido trágicamente hace cuatro años en Tijuana. Enfrentó a Cien Caras y Máscara Año 2000 en una lucha de cabellera contra cabellera en la que los Perros terminaron por imponerse.

"Fue un buen compañero, un buen amigo. Tengo muy bonitos recuerdos de él, todos los recuerdos de él son buenos. Fue de esos luchadores que todos querían, era buena gente, muy sencillo, muy buena persona… ahora ya está con su hijo, ya están juntos 'El Perrito' y él", concluyó "El Hijo del Santo".