Rafael Nadal y Roger Federer disputaron una semifinal de lujo en Roland Garros.

El primer game pareció reflejar la paridad que prometía una semifinal a la altura de ambos tenistas. Siete minutos fueron los que se jugaron para definirlo. Rafael Nadal mantuvo el saque y logró quebrárselo al suizo en el segundo.

El viento comenzó a jugar su parte e influyó en varios momentos del partido tanto para el helvético como para el español, con tiros en donde la curva que tomaba la pelota terminaba siendo mayor a la deseada.

El número 3 del mundo se puso 3-1 y en el quinto juego y logró doblegar al mallorquín. Los errores no forzados a causa del clima le jugaron una mala pasada a Federer, que perdió nuevamente el saque en el sexto game (2-4) y la posibilidad de igualar a Nadal, que comenzó a cerrar el set al retener el saque y ponerse 5-2 por encima. Finalmente el español se llevó el primero por 6-3 en 55 minutos.

(AFP)
(AFP)

Roger Federer empezó la segunda manga con el pie derecho al mantener su saque y quebrar el del español con un nuevo error no forzado. Los golpes se hicieron complicados, teniendo en cuenta el viento de 53 km/h que azotó al Philippe Chatrier.

Sin embargo, Rafa Nadal logró recomponerse e igualar el marcador para llevar a cabo el set más peleado del encuentro. El suizo no aprovechó las ocasiones que tuvo para cerrar algunos puntos y eso lo llevó a perder su saque y posteriormente el segundo asalto por 6-4.

Un nuevo quiebre del español en el segundo game del tercer set comenzó a poner entre las cuerdas a Roger Federer, que no encontró los caminos para superar a su rival. Fue en ese momento cuando lo mental empezó a tomar relevancia en el cuerpo del helvético que no pudo responder y perdió el último set por 6-2.

(Reuters)
(Reuters)

El español domina al suizo por 24 triunfos a 15, un dato que se acentúa todavía más cuando se habla de los duelos en tierra batida, donde la ventaja del mallorquín es de 14-2. La última vez que Federer ganó en esa superficie a Nadal fue hace más de una década, en la final del torneo de Madrid de 2009.

Otro dato que reforzó el estatus de favorito de Nadal: en la arcilla de Roland Garros se habían visto las caras cinco veces y en las cinco el español se llevó la victoria, tanto en la semifinal que les midió en 2005 como en las finales de 2006, 2007, 2008 y 2011.

Ahora, Rafael Nadal aguarda a conocer su próximo rival en la final del Roland Garros, el cual saldrá del cruce entre el número uno del mundo Novak Djokovic y el cuarto, Dominic Thiem.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Con información de AFP