Mercedes lleva cinco años de monopolio en la Fórmula 1 y en a temporada actual no parece que vaya a modificarse la tendencia a juzgar por los resultados que se desarrollaron en las primeras tres carreras que se llevaron a cabo.

La precisión de la maniobra que expuso el grupo de mecánicos que trabaja en la escudería alemana durante el reciente Gran Premio de China deja en claro por qué tienen un predominio absoluto en la categoría top del automovilismo.

El video que publicó la cuenta oficial en redes sociales de la Fórmula 1 se viralizó rápidamente. Lewis Hamilton lideraba la carrera y era seguido por su compañero Valtteri Bottas cuando el equipo decidió hacer una jugada arriesgada en la vuelta 36: cambiar por segunda vez las llantas de ambos competidores para no modificar los puestos en la grilla.

El piloto finlandés reconoció que la estrategia le generó temor durante la carrera: "Estaba muy preocupado. Sabés que vas a perder tiempo siendo el auto que va por detrás. Estaba preguntando si podía detenerme más tarde o continuar sin detenerme, pero había un riesgo muy grande en términos de vida útil de los neumáticos".

“Estaba muy preocupado”, reconoció Bottas (Foto: AFP)
“Estaba muy preocupado”, reconoció Bottas (Foto: AFP)

La maniobra fue precisa y perfecta. No hubo espacio a errores. La secuencia se desarrolló en, aproximadamente, 10 segundos. Pasaron los dos vehículos, cambiaron los neumáticos y continuaron.

"Perdí algo de tiempo, pero mínimo", declaró Bottas, quien finalizó en el segundo lugar de la competencia detrás del quintumple campeón Hamilton.

Finalmente, los Mercedes hicieron el 1-2 en la carrera número 1.000 de la historia de la Fórmula 1 y acentuaron el dominio en este 2019. El británico, que fue segundo en el primer GP disputado en Australia detrás de Bottas, ganó las siguientes dos carreras (Bahrein y China) secundado por el finlandés.

Hamilton lidera la categoría con 68 puntos, seguido por Bottas (62) y el holandés Max Verstappen (39). Mercedes arrasa por su lado en la Copa de Cosntructores con 130 puntos, perseguido muy de lejos por Ferrari (73) y Red Bull Honda (52).

El dato es contundente con respecto a la escudería alemana: desde el 2014 en adelante ganó todas las Copas de Constructores gracias a los cuatro títulos de Hamilton y a la victoria de Nico Rosberg en 2016. Sin embargo, por ahora, permanece lejos a nivel histórico de Ferrari (16 títulos), Williams (9), McLaren (8) y Lotus (7).

MÁS SOBRE ESTE TEMA: