Lionel Messi llevó de la mano al Barcelona a los cuartos de final de la Champions League. El astro rosarino convirtió dos goles y ofreció dos asistencias en el 5-1 del conjunto culé ante el Lyon en el Camp Nou. Con su actuación, alcanzó a Robert Lewandowski en la cima de la tabla de anotadores. Y logró un récord impactante, que no hace más que subrayar su estatura como futbolista.

El delantero, de 31 años, participó en la elaboración de siete jugadas de riesgo del Barça. Dispuso de dos oportunidades antes de abrir el marcador, a los 17 minutos de la primera parte, desde los 12 pasos, a partir de una sutil ejecución, picándole el balón al arquero Lopes. El propio atacante argentino había edificado junto a Luis Suárez la acción del penal, que le cometieron al uruguayo.

Luego del descuento del Lyon, el capitán volvió a cargarse al hombro a su equipo para disipar las dudas. El 3-1, de su autoría, fue una verdadera obra de arte: enganchó dos veces ante dos defensores, que terminaron desparramados ante el segundo regate, y superó con suspenso a Mathieu Gorgelin.

Posteriormente, se dedicó a darle forma a la goleada a pura asistencia. Le dio el pase-gol a Piqué a los 80 minutos de juego, con un balón cruzado de derecha a izquierda, y cinco minutos después cedió para que Dembelé sellara el resultado.

Con sus conquistas, llegó a los ocho goles en la edición 2018/2019 de la Champions League, la misma cantidad que el polaco Robert Lewandowski (Bayern Munich), con quien comparte el liderazgo en la tabla de realizadores de la competencia. Los siguen Dusan Tadic (del Ajax, que sorprendió al Real Madrid) y Moussa Marega (del Porto, otra de las revelaciones del torneo). ¿Cristiano Ronaldo? Acumula cuatro anotaciones con Juventus; una en la fase de grupos y tres en el duelo consagratorio frente al Atlético Madrid.

Por si fuera poco, alcanzó un récord impactante, que estaba en manos en soledad de una leyenda de Barcelona y uno de sus mejores socios: Xavi Hernández. El español, hoy en el fútbol de Qatar (en el Al Sadd, más precisamente), ostenta 476 triunfos con la camiseta blaugrana. Y Messi llegó a esa cifra en el recital que brindó por la Champions League. El domingo, frente al Betis, puede quedarse con la corona en soledad, antes de reincorporarse a la selección argentina, en su regreso luego de la decepción sufrida en el Mundial de Rusia.

El festejo de los amigos, Messi y Suárez (Foto:  Josep LAGO / AFP)
El festejo de los amigos, Messi y Suárez (Foto:  Josep LAGO / AFP)

"Pasamos unos minutos de sufrimiento hasta el 3-1, pero después lo logramos. ¿A quién queremos en cuartos de final? No está para elegir. Lo de Juventus y Cristiano fue impresionante, está el City, Liverpool volvió a demostrar lo que es contra el Bayern, Ajax demostró que no tiene miedo… Nosotros, con tranquilidad, esperamos qué nos toca y nos preparamos para lo más duro, que es lo que viene ahora", señaló.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: