(Reuters)
(Reuters)

Lionel Messi fue una pieza fundamental en la goleada del Barcelona al Sevilla, que le dio la clasificación a las semifinales de la Copa del Rey. La Pulga anotó el último tanto, de antología, que decretó el triunfo por 6 a 1 (6-3 en el global) en el Camp Nou.

Fue su conquista número 50 por Copa del Rey en 70 partidos (además dio 31 asistencias). Antes tuvo destellos fiel a su estilo con una asistencia y pases notables y un gran gesto con un compañero. También falló un gol increíble, pero se redimió con el gol del final.

El show de Lionel Messi

Le cometieron el penal que abrió el partido y tuvo un destacado gesto con Philippe Coutinho.

En las últimas semanas, el futbolista brasileño venía siendo blanco de críticas e incluso tuvo una reunión con el entrenador Ernesto Valverde. Por eso, ante la gran chance de marcar le pidió el penal al rosarino, quien no dudó en aceptar.

No es la primera vez que el argentino tiene este tipo de gestos con sus compañeros. En la temporada pasada cedió varios penales para que Luis Suárez quebrara una racha adversa o incluso se asegurara terminar como máximo artillero del torneo. También accedió al pedido de Neymar en varias oportunidades.

Asistencia a Sergi Roberto

Encaró a toda velocidad por el vértice derecho del área, enganchó ante tres defensores y dejó una asistencia magistral para que su compañero convierta el cuarto tanto.

Su increíble gol errado

Con el partido 4-1 (4-3 en el global), Messi tuvo el gol en sus pies luego de una excelente asistencia de Luis Suárez, quien optó por entregarle la pelota en vez de definir cruzado. A la carrera, La Pulga enganchó varias veces y cuando definió en la línea de gol, el arquero Juan Soriano evitó el tanto con el pie.

Impactante corrida en el minuto 88

Con dos minutos para el cierre, La Pulga tuvo una corrida impresionante. Descargó para Vidal, quien hizo lo propio para Jordi Alba y este asistió para Luis Suárez.

El gol de antología, como broche de oro

Como no podía ser de otra manera, la frutilla al postre la puso Lionel Messi. Un contragolpe letal, con nueve toques, muchos de primera, sumado el pase a la red del argentino.