La etapa de clasificación del Abierto de Australia dejó algunas perlitas sorprendentes y una de ellas la protagonizó el británico Daniel Evans en su duelo ante el austríaco Jurij Rodionov.

Con el primer set 4-2 a favor de Evans y 15-15 en el tanteador, Rodionov presionó con su saque a la "T" y su rival apenas pudo devolverla. Con la pelota picando cerca de la red, se acercó para rematar el punto y sacó un poderoso golpe plano.

Evans salió corriendo para su derecha, pero cuando tomó noción que la bola iba para la izquierda, giró y le pegó de espaldas para sacar un impresionante disparo que le permitió ganar la acción.

Esa situación le trajo suerte ya que finalmente se llevó el partido por 6-4, 3-6 y 7-5 para acceder a la última instancia de la qualy. Allí, el tenista de 28 años que se ubica en el puesto 190 del ranking ATP se impuso por un doble 6-3 ante el italiano Paolo Lorenzi.

De ese modo accedió al cuadro principal del Abierto de Australia y hará su debut en primera ronda ante el japonés Tatsuma Ito, que también arribó allí gracias a la fase de clasificación. En caso de superarlo, podría enfrentar a Roger Federer en la segunda etapa.

Seguí leyendo: