(AFP)
(AFP)

La medallista de oro olímpica doble Shim Suk-hee rompió a llorar cuando le contó a una corte de Corea del Sur los años de abuso que sufrió a manos de su entrenador.

A los 21 años, la patinadora de pista corta posee cuatro medallas olímpicas a su nombre, que incluyen oro de relevo tanto en Sochi 2014 como en el hielo que obtuvo de local en los Juegos de Pyeongchang de este año.

Pero ella le dijo a un tribunal que su entrenador Cho Jae-beom la había estado golpeando desde que tenía siete años, en una ocasión le rompió los dedos, dejándola "profundamente traumatizada".

Su violencia "siguió aumentando" a medida que ella crecía, dijo en la audiencia en Suwon, al sur de Seúl. "Con frecuencia me golpeaba y me maltrataba verbalmente desde que tenía siete años… en un momento me golpeó con un palo de hockey sobre hielo y me rompió los dedos", dijo.

En otra ocasión, él le arrojó tuercas de metal y le abrió la frente. Apenas unas semanas antes de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, "me dio una patada y un puñetazo tan fuerte, especialmente en la cabeza, que incluso pensé que podría morir aquí", dijo empapada en llanto.

(AFP)
(AFP)

Corea del Sur es una potencia deportiva regional y se encuentra regularmente en los 10 mejores lugares de la tabla de medallas en los Juegos Olímpicos de verano e invierno.

Pero en una sociedad ya intensamente competitiva, ganar es todo en su comunidad deportiva, donde los entrenadores tienen una gran influencia sobre las carreras de los atletas, y se sabe que el abuso físico y verbal es frecuente. Aquellos que hablan en público pueden ser marginados y castigados como "traidores".

Cho, el cuestionado entrenador, admitió ante la policía que golpeó a Shim y a otros tres atletas en su campo de entrenamiento para "mejorar su rendimiento" y que recibió 10 meses de prisión por asalto en su juicio en octubre.

Shim dijo que había sido "lavada de cerebro" por Cho, quien amenazaba con terminar con su carrera deportiva si hablaba, y confesaba que había estado "atrapada por un miedo extremo y ansiedad" sobre Cho toda su vida.

"Estoy recibiendo tratamiento psicológico para la depresión, la ansiedad, el trastorno del sueño y el trastorno de estrés postraumático", dijo. La golpiza previa a Pyeongchang la dejó conmocionada y ella lo culpó por afectar su actuación en los Juegos, donde no logró igualar su recorrido de medalla de Sochi, que incluía plata en los 1500 m y bronce en los 1000 m.

Ella no testificó en el juicio original de Cho por temor a "tener que enfrentarse a él", dijo el lunes a la audiencia, "pero reuní valor porque pensé que tenía que decir la verdad".

(Con información de AFP)

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: INFOBAE DEPORTES