Debió volver a ponerse en forma
Debió volver a ponerse en forma

El boxeador británico Tyson Fury se mostró decidido a recuperar el título de los pesos pesados. Después de su victoria ante Wladimir Klitschko en 2015 cayó en la bebida y las drogas, aumentando más del doble de su peso.

Hoy, a menos de un mes para su regreso al ring, en el que se medirá ante el campeón mundial de la CMB Denotay Wilder en Los Ángeles, mostró su rotundo cambio físico. "Me entrené diariamente durante mucho tiempo y comí con sensatez y limpieza", aseguró.

Después de revelar que fue víctima de una profunda depresión, tras vencer al ruso y quedarse con los títulos de peso pesado en tres organizaciones WBA, IBF y WBO, el británico decidió volver al cuadrilátero. 

Para ello, debió entrenar duro ya que su rival es nada mas ni nada menos que el campeón mundial de la CMB, quien tiene un historial de 40 victorias (39 por KO) y ninguna derrota. "¡Las palabras no pueden expresar lo que siento! ¡Qué diferencia hace un año! ¡Sigan luchando la batalla a diario!", escribió el púgil junto a la foto.

"Antes de hacer mucho trabajo de larga duración y de boxeo, como 12 a 15 rounds en las almohadillas. Cuando estaba perdiendo peso, estaba haciendo cosas más cortas y explosivas, haciendo más entrenamiento a intervalos", reconoció Fury, que continúa poniéndose a punto para el combate que tendrá lugar el 1 de diciembre del 2018.

El ex campeón de los pesos pesados, confesó que estuvo a pocos segundos de suicidarse. El alcohol, la droga y las malas juntas lo llevaron a pasar por uno de sus peores momentos. "Mi peso se incrementó por el consumo excesivo de cerveza. Hay 500 calorías en una pinta y yo tomaba 18 de ellas seguidas, whisky y vodka", aseguró en una entrevista con el presentador Joe Rogan.

Fury busca alcanzar su mejor nivel
Fury busca alcanzar su mejor nivel

"Mi dieta es lo más importante, puedes entrenar como un guerrero de Troya pero no comer bien y dar tres pasos adelante y dos y medio atrás", afirmó el luchador que pasó de pesar casi 200 kilos a establecerse en los 110.

Tyson Fury quiere volver a recuperar su lugar en el boxeo mundial. Esta pelea sin dudas será una prueba de fuego para el atleta de 30 años, que de vencer al estadounidense pasaría a ser el campeón de los pesados de la CMB y podría pelear a futuro con Anthony Josua, quien va en busca de la unificación de todos los títulos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: