El patinador de velocidad estadounidense Shani Davis criticó el procedimiento de designación del abanderado de los Estados Unidos para la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang este viernes, tras un sorteo a cara o cruz que deparó el nombre de la deportista de luge Erin Hamlin.

"Soy estadounidense, y cuando gané los 1.000 metros en 2010 me convertí en el primer estadounidense en lograr el doblete en esta competición. @TeamUSA jugó a cara o cruz para nombrar al abanderado de 2018. Puedo esperar hasta 2022. #BlackHistoryMonth2018#Pyeongchang2018″, tuiteó este viernes el deportista afroamericano de 35 años.

El hashtag #BlackHistoryMonth2018 con el que cerró el tuit evoca a una tradición en los Estados Unidos: cada año, durante un mes, se pondera el papel de los afroamericanos en la historia del país. Este año, se trata del mes de febrero.

Al añadir esta referencia, el deportista deja la puerta abierta a todas las interpretaciones, incluida la del racismo.

La designación se produjo mediante el voto de los ocho representantes de las federaciones estadounidenses de los deportes de invierno, y al darse un empate, se resolvió mediante un sorteo.

Davis, quien es el deportista estadounidense más laureado en los Juegos de Invierno (dos platas y dos oros), y Hamlin lograron cuatro votos cada uno, antes de que la moneda decidiese la elección de la mujer, blanca, que ganó la primera medalla en luge individual para los Estados Unidos, el bronce en Sochi 2014.

"El abanderado del Team USA se designa por un detallado proceso de selección, perfectamente conocido por los deportistas", replicó el viernes en Pyeongchang el portavoz del Comité Olímpico estadounidense (USOC, por sus siglas en inglés) Mark Jones.

LEA MÁS: