El Real Madrid venció 3 a 2 al Borussia Dortmund en el último partido de la fase de grupos de la Champions League. En el encuentro una de las figuras fue Cristiano Ronaldo, máxima estrella del conjunto blanco. Pero el delantero no sólo fue importante en el partido por anotar un gol, sino por su participación en otras situaciones.

El portugués marcó a los 12 minutos del primer tiempo el segundo gol del partido, que en ese momento parecía sentenciado. Con un derechazo al segundo palo, el máximo anotador de la historia del Real Madrid, estableció el 2-0 en el marcador y selló uno de sus goles más lindos de esta temporada.

(Reuters)
(Reuters)

Sin embargo, en la segunda parte una de su primera intervención fue un fallo inédito. Isco recuperó una pelota en ataque y dejó a Cristiano sin marca y de cara a la portería. El luso remató de primera, mordido y la pelota se fue rodando por el segundo palo, sin peligro para la valla rival.

Desde esa jugada el partido del máximo artillero del equipo cambió por completo y comenzó a dominarlo el fastidio. Tras el empate del Borussia Dortmund Ronaldo volvió a convertir, pero el juez de línea anuló la jugada por fuera de juego. El delantero estalló contra el árbitro argumentando que estaba habilitado. Pero la repetición televisiva no dejó dudas sobre su posición adelantada.

Finalmente el Real Madrid ganó 3 a 2 y quedó segundo en su zona por debajo del Tottenham, que goleó 3-0 al Apoel de Chipre, último del grupo. El sorteo que definirá los cruces de octavos de final de la Champions League será el próximo lunes 11 de diciembre en Nyom, Francia, en la sede de la UEFA.

LEA MÁS: