Donald Don Fithian Lippincott tenía 19 años cuando en 1912 y tras la ayuda económica de sus compañeros de clase, participó de los Juegos Olímpicos de Estocolmo. Su paso a la historia no fue por un título, tampoco por un récord, sino por haber sido el primer hombre al que la International Association of Athletics Federation (IAAF) le reconoció de manera oficial su tiempo cronometrado en la carrera de los 100 metros llanos con un registro de 10.6 segundos. Aquello fue solo el comienzo de una historia de superación, de asombro y de estrellas superdotadas del deporte.

Se creía por entonces que no habría ser humano capaz de bajar la barrera de los 10 segundos pero el norteamericano Jim Hines le puso su nombre a la épica 56 años después de la gesta de Lippincott, en el campeonato nacional americano de 1968 celebrado en Sacramento, cuando corrió los 100 metros en 9,95 segundos, tiempo que entonces seguía cronometrado en forma manual. Luego pasaron nueve años hasta que otro hombre logró correr por debajo de los 10 segundos, como fue el caso del cubano Silvio Leonard, quien completó la carrera madre del atletismo en 9,98 segundos durante la Copa América de 1977. Claro que hasta entonces la competencia se hacía en pistas de altitud elevada, lo cual favorecía la velocidad de los atletas hasta que….

Hasta que llegó Carl Lewis. El hijo del viento fue el primer hombre en bajar los 10 segundos en pista de baja altitud cuando el 14 de mayo de 1983 paró el reloj en 9.97 segundos. El mundo miraba asombrado cómo esas largas piernas volvían realidad lo imposible para el ser humano común, el del llano, para el que promedia los 100 metros en un tiempo de 15 segundos.

No alcanzará siquiera la mejor de las preparaciones, la mejor de las dietas, el descanso más placentero del mundo, ni siquiera las ganas y a veces ni siquiera el talento para lograr lo que pudieron los nombres que pasaron a la historia incluso sin ser aún parte de esta en el tiempo ya que algunos siguen vigentes, como es el caso del consagrado Usain Bolt, cuyo tiempo de 9.58 logrado en el Mundial de Atletismo de Berlín en 2009 será, ahora sí, más que difícil de superar. Ya lo sabrán otros nombres de prestigio que lo dieron todo, que lograron récords impactantes pero que nunca pudieron imaginar ese tiempo asombroso del jamaiquino que dirá adiós luego de su participación en el vigente Mundial de Atletismo de Londres.

LEA MÁS