“Me habita una conciencia orgullosa de lo que he logrado”, había dicho Lanzmann sobre su obra mayor, “Shoah” (AFP)
“Me habita una conciencia orgullosa de lo que he logrado”, había dicho Lanzmann sobre su obra mayor, “Shoah” (AFP)

El cineasta, escritor y periodista francés Claude Lanzmann, relator clave del Holocausto a través de su monumental documental Shoah, murió este jueves a los 92 años, anunció la editorial Gallimard.

"Me habita una conciencia orgullosa de lo que he logrado", había afirmado el director sobre esta obra de más de 9 horas de duración estrenada en 1985 sobre el exterminio de los judíos durante el nazismo, como recuerda la agencia AFP, y que fue vista por decenas de millones de espectadores en todo el mundo.

Nieto de inmigrantes judíos bielorrusos, Lanzmann nació el 27 de noviembre de 1925 al norte de París, de padre decorador y madre anticuaria, y vivió en carne propia la persecución nazi tras la caída en Francia en junio de 1940.

En ese año, su padre lo llevó a ciudad de Brioude (centro-sur) junto a su hermano menor Jacques y su hermana Evelyne, que sería actriz y luego se suicidaría.

El cineasta y escritor vivía en París (AFP)
El cineasta y escritor vivía en París (AFP)

Allí, se vieron obligados a desaparecer sin dejar rastro, hechos que fueron narrados tiempos después en su libro La liebre de la Patagonia (2009).

Con 18 años, Lanzmann ingresó en la Resistencia y participó con los "maquis" en la lucha contra los nazis.

Después de la guerra, estudió filosofía en Tubinga, Alemania, antes de convertirse en lector de literatura francesa y filosofía en la Freie Universität Berlin (Universidad Libre de Berlín).

A su regreso a Francia, durante años se ganó la vida como redactor en varios periódicos.

Claude Lanzmann junto a la filósofa Simone De Beauvoir, con quien tuvo una relación
Claude Lanzmann junto a la filósofa Simone De Beauvoir, con quien tuvo una relación

La vida con Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre

En 1952, Lanzmann conoció a Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre, convirtiéndose en su amigo y entrando en el comité de redacción de la revista Les Temps Modernes, fundada por la pareja.

Vivió una historia de amor de 7 años con la filósofa feminista y con el conocimiento y aceptación del pensador existencialista, su pareja.

La primera vez que vio a Sartre tras haber pasado la noche con Simone, sintió "un poco de aprensión". Pero Sartre "bendecía esta unión, se alegraba de la visible felicidad de 'Castor' [apodo de Simone de Beauvoir], mostrándome una amistad alegre y verdadera", escribió.

Tras la ruptura de la pareja, Lanzmann y Simone siguieron manteniendo una excelente relación. En 1986, tras la muerte de ella, Lanzmann se convirtió en director de la prestigiosa revista.

Simone De Beauvoir y Claude Lanzmann junto con Jean-Paul Sartre
Simone De Beauvoir y Claude Lanzmann junto con Jean-Paul Sartre

Paralelamente, en los años 1960, y tras una estancia en Corea, adhirió a las luchas anticolonialistas y formó parte de los firmantes del Manifiesto de los 121, que denunció la represión en Argelia.

La monumental Shoah

Como cineasta, debutó con Por qué Israel (1972). Se lanzó luego en la epopeya de la Shoah, con un rodaje de 12 años. "Dominaba el tiempo", explicó respecto a esta obra maestra, realizada sin imágenes de archivo.

Con una duración de 9 horas y 30 minutos, mezclando filmaciones de los lugares donde ocurrió, testimonios de sobrevivientes y reconstrucciones dramáticas, Shoah fue el intento de Lanzmann de abarcar el Holocausto creando una forma nueva ante la imposibilidad de representar el horror.

Realizó además, entre otros, filmes Tsahal (1994), Sobibor, 14 de octubre de 1943, 16 horas (1997), El informe Karski (2010), El último de los injustos (2013) y Napalm (2017): varias de estas obras fueron realizadas  a partir de las 340 horas de grabación no utilizadas en Shoah.

Una escena de “Shoah”, documental de más de nueve horas sobre el Holocausto
Una escena de “Shoah”, documental de más de nueve horas sobre el Holocausto

Su último filme, estrenado el miércoles en Francia, Les quatre soeurs (Las cuatro hermanas) constituido precisamente a partir de algunas de estas imágenes, recoge los testimonios de cuatro mujeres judías, sobrevivientes del Holocausto.

Durante su carrera, Lanzmann se mostró siempre muy crítico de representaciones ficcionales que llegaron posteriormente a Shoah y que mostaron al Holocausto de una forma espectacular, como La lista de Schindler y La Vida es Bella.

Sobre la obra de Steven Spielberg estrenada en 1993, Lanzmann dijo en 2010 al New York Times que era "sentimental" y "falsa" por mostrar un final optimista y basar su historia en 1.300 judíos salvados por un alemán, cuando la vasta mayoría no escapó con vida de los campos de exterminio.

Lanzmann era muy crítico de representaciones ficcionales del Holocausto, como “La lista de Schindler” o “La vida es bella”
Lanzmann era muy crítico de representaciones ficcionales del Holocausto, como “La lista de Schindler” o “La vida es bella”

Aunque se declaraba un admirador del director de cine estadounidense, Lanzmann destacó las limitaciones de la actuación y la narrativa a la hora de representar el Holocausto. "La Lista de Schindler es una historia imposible", aseguró.

Sobre la obra de Roberto Benigni de 1999, Lanzmann fue sencillamente despreciativo.

"El Holocausto erige un circulo de fuego sobre sí mismo que no puede ser cruzado, porque hay un cierto grado de horror que no se puede transmitir. La ficción es una transgresión", consideró ante la BBC.

Recordando de esta manera a la célebre frase del filósofo Theodor Adorno: "Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie".

 

______

SIGA LEYENDO