Incautan propiedades a alias Mario Bros y otros cabecillas de varias estructuras criminales

La Fiscalía ocupó activos avaluados en cerca de 260.000 millones de pesos que habrían sido adquiridos con dineros obtenidos del tráfico trasnacional de estupefacientes

Imagen de archivo. Captura de alias Mario Bross.
Foto: Policía Nacional
Imagen de archivo. Captura de alias Mario Bross. Foto: Policía Nacional

Este lunes, la Fiscalía General de la Nación lideró una ofensiva en 31 municipios del país, en la que fueron ocupados 219 bienes que habrían sido adquiridos con dineros obtenidos del tráfico trasnacional de estupefacientes y otras actividades ilícitas. El ente investigador señaló que ese patrimonio pertenecería a presuntos cabecillas de varias estructuras ilegales.

Ocho fiscales se desplazaron a los departamentos de Antioquía, Atlántico, Risaralda, Quindío, Valle del Cauca, Huila, Caquetá, Nariño, Cundinamarca, Tolima y Bogotá para hacer efectivas las medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo, secuestro y toma de posesión sobre activos avaluados en cerca de 260.000 millones de pesos.

Los funcionarios de la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio realizaron la ofensiva, en articulación con la Dirección Especializada contra el Narcotráfico. Además, el CTI, la Dijin y la Sijin de la Policía y el Ejército Nacional apoyaron a los fiscales.

Las acciones de la Fiscalía hicieron parte de la estrategia Argenta, la cual pretende afectar las finanzas de la delincuencia, las organizaciones criminales y las redes narcotraficantes; y los distintos eslabones de esta cadena delictiva.

Las propiedades que pertenecían a los siguientes cabecillas:

1. Mario Élber Garzón Escobar, alias Mario Bros, quien sería el principal articulador de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también conocidas como Clan del Golfo. El cabecilla fue designado por Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, quien fue extraditado recientemente a Estados Unidos.

Alias Mario Bros fue capturado el pasado 8 de febrero por el delito de concierto para delinquir agravado. El cabecilla tenía una trayectoria criminal de 20 años y al detenerlo, “seguimos debilitando estas estructuras narcoterroristas y demostramos que Colombia no se doblega ante la delincuencia”, manifestó en su momento el presidente Iván Duque.

2. Phanor Arizabaleta Arzayús, exintegrante del Cartel de Cali y su núcleo familiar. Las autoridades encontraron una sociedad que estuvo al servicio del narcotraficante.

3. Ever Alexis Santander Prado, presunto intermediario entre los grupos narcotraficantes de Colombia y Ecuador, con los denominados carteles de la droga de México.

4. Jaime Quintero Carvajal, quien regresó a Colombia tras cumplir una condena en Estados Unidos por cargos relacionados con narcotráfico en 2017. Después de regresar al país, intentó recuperar sus bienes por la fuerza, entre estos, lotes en Candelaria, Valle del Cauca, que aparecían a nombre de algunos de sus familiares.

5. Una red criminal — cuyo nombre no revela la Fiscalía — tendría propiedades debido al envío de varias toneladas de cocaína a Panamá, Costa Rica, Guatemala, México, Ecuador y Estados Unidos, a través de lanchas rápidas, submarinos autopropulsados y semisumergibles. Las actividades ilegales se realizaron desde 2016.

6. También habría presuntos auspiciadores del tráfico de cocaína, marihuana y benzodiacepinas para las organizaciones criminales La Terraza y La Oficina.

7. Cabecillas de La Cordillera, quienes habrían adquirido predios en Pereira y Dosquebradas (Risaralda), Cauca, Valle del Cauca y Bogotá, entre 2005 y 2008.

8. Gonzalo Santiago Barreto, quien fue condenado por el Tribunal Correccional de Luxemburgo a 10 años de prisión, en noviembre de 1994.

9. Alfredo Rivas y María Esperanza González Herrera, sentenciados por la Audiencia Provincial de Madrid. España, como autores de un delito contra la salud pública por distribuir estupefacientes.

10. También fueron ocupados bienes de la organización Los Chacón que delinquía en la localidad de Santa Fe en Bogotá. Según la Fiscalía, “redes usaban hoteles y otros inmuebles para almacenar y comercializar estupefacientes en pequeñas cantidades y para recaudar el dinero producto del comercio ilegal de estupefacientes”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR